BLANCA NAVIDAD

martes, 20 de diciembre de 2011
7 comentarios

Repasó la estancia en la que se hallaba... una que no era ni negra, ni blanca, ni sabía de grises, ni conocía otros colores convencionales, abrió el pequeño armario de las llaves sin encontrar el cascabel de Santa Claus, fuera no nevaba, ni brillaban las luces, ni los trineos cabalgaban bajo un cielo sin estrellas, sin poemas de Neruda, sin un viento que en la noche gira en el cielo y canta y aún así, podía escribir los versos más tristes esa noche, sentir la noche inmensa, más inmensa que un 25 de Diciembre sin Navidad.
Más información »

LA SONRISA INCOMPLETA

martes, 13 de diciembre de 2011
12 comentarios

Le dimos tres vueltas, tal vez cuatro, mostrando un exceso de cariño por la pieza que sutilmente se deslizaba por la superficie de la mesa, a pocos centímetros de ella, el resto de la Gioconda, se ríe sin sonrisa, ni palabras, esperando ansiosa sus labios liberadores. El puzzle a falta de una pieza es tan expresivo como su dueña.
Más información »

EL NIÑO DESCALZO

martes, 29 de noviembre de 2011
8 comentarios

EL NIÑO DESCALZO


El niño descalzo piensa sobre arena
con abrigar sus pies de la fría tierra.
El niño descalzo pasea sus fieras
por los senderos del pastor,
camino de las pedreras.

El niño descalzo clama a las estrellas
que le manden los astros
unas botitas nuevas.

La tarde oscurece, la senda serpentea
y entre matorrales y aliagas pasea su pobreza.

Mide sus seis años frente a la carrasca tierna,
mientras agotado y exhausto se recuesta
y sueña el niño descalzo
con un puchero escaso
y una manta de franela.

La noche lo mira, mira
¿a dónde habrán ido sus ovejas?...
bajo la luna de la sierra
en brazos de su padre se despierta
calzado y abrigado
con unas botitas nuevas.
Más información »

SÓLO UNA CALADA MÁS: EL HIJO.

lunes, 21 de noviembre de 2011
11 comentarios

Lo meció en sus rodillas antes de perderlo para siempre, abrió de par en par las ventanas, se despidió del servicio y sentada en la mecedora se agarró firmemente a los barrotes, mientras vio partir bajo sus húmedos ojos el hijo que nunca existió.
Más información »

DIACLASA

martes, 15 de noviembre de 2011
10 comentarios

Se movió hacia un lado, presa del golpeo que percibía, atrapada en su propio ser, aprisionada en si misma, antes de desquebrajarse en múltiples pedazos, reflexionó sobre como había llegado a producirse su propia fractura.
Más información »

PERROS

martes, 8 de noviembre de 2011
5 comentarios

Los dos perros rabiosos se despedezan con la mirada, a dentelladas de pupilas lanzan sus ladridos mordidos de estafas frente a un público hambriento y necesitado, deseoso de carnaza.
Más información »

CAMPOSANTO.

martes, 1 de noviembre de 2011
15 comentarios

El cementerio parecía tranquilo, inmerso en su silencio sepulcral, acompasado sólo por el viento. Un soplo de aire otoñal más gélido de lo que correspondía a aquel otoño revolvía cada rincón del camposanto, colándose entre las viejas paredes de piedra y cal roídas, los abetos junto a las cruces, la pala del enterrador, los nichos en las paredes, las flores marchitas, como sus propios habitantes, los ramos de plástico decolorados por el tiempo y por el sol... todo en un orden perenne y caduco al mismo tiempo hacían brillar los ojos del pequeño Nicolás, un crío del pueblo de la serranía, arrastra con temor sus nueve años hacia una tumba recién enterrada, junto a él su inseparable primo Carlos, dos años menor, lo observa aterrado sin hacer el menor ruido... el campanario de la vieja iglesia anuncia la media noche y el viento gira ferozmente sobre ellos, como si quisiera llevárselos... los dos niños salen espantados del recinto mortífero, atravesando a toda prisa las aliagas y el romero, gritando como alma a la que perisgue el diablo y al llegar a la plaza una multitud histérica de vampíros, brujas y muertos vivientes se dirigen sin ninguna piedad hacia ellos...
Carlos y Nicolás entre mocos y llantos se tapan la cabeza con sus pequeñas manos, acurrucándose entre sus rodillas... el padre Eloy los abraza entre su elegante traje sacedortal y añade:

-Hijos mios... ¡es Halloween!... no temáis a los muertos... pero hacéis bien en temer a los vivos.
Más información »

LA VENTANA.

martes, 25 de octubre de 2011
12 comentarios

Sentado en el descansillo de la ventana, balancea las piernas hacia el precipicio. Al fondo la ciudad dormida le anestesia el pensamiento, al frente una nebulosa de contaminación pinta la atmósfera de la urbe, como si de una niebla densa se tratase. El sol apenas ha hecho acto de presencia entre las nubes y la noche no ha dejado de ennegrecerse entre los callejones... se pregunta si es un buen momento para despedirse, para desaparecer entre el hueco de la multitud. En unas horas el silencio se tornará bullicio, los semáforos darán paso a los frenéticos vehículos, a los que llegan tarde, a los que aún dormitan, a los que ni siquiera han despertado. Por un momento carraspea y siente el beneplácito de saberse el único madrugador entre sus coetáneos. Ayer perdió sus últimas posesiones materiales, comprueba la sentencia en la carta que pesa sobre sus piernas. El hombre del descansillo sentado al borde del precipicio, balancea de nuevo sus piernas, dobla su cuerpo hacia adelante, luego hacia atrás y se serena. En ese momento juega con el juicioso documento, construyendo con él un avión de papel, de los que tantos hiciera en tiempos infantiles y con decisión manda su Boeing 747 contra la cristalera de la entidad bancaria que lo observa, al otro lado de la calzada. El avión gira 360º en el aire, hace dos piruetas y antes de aterrizar sobre la acera, se desliza por la puerta del banco. En ese momento las luces interiores de la sucursal parpadean hasta encenderse una a una, la caza de almas continúa, un día más, amontonando en sus ubres privadas un amasijo repentino de riquezas ajenas. Los primeros rayos del sol, hacen por fin acto de presencia, mientras el hombre de las piernas colgando delibera que ya no puede perder nada más y a continuación, se levanta, se sacude el pantalón y con el ánimo recuperado se marcha a la cocina a desayunar.
Más información »

EL HUECO.

martes, 18 de octubre de 2011
10 comentarios

Sintió el frío deslizarse a través de los huecos que las lamas de madera dejaban entrever con el exterior, apenas tenía espacio para mover ampliamente sus dos piernas, calculó brevemente el hueco entre su rostro y el techo que lo lapidaba, el recodo era oscuro, sombrío, más estrecho que su última habitación de hospital, pero lo suficientemente extenso como para advertir que había sido enterrado vivo.
Más información »

ESCRÚPULOS

martes, 11 de octubre de 2011
14 comentarios



Dijo que no y la besó sin escrúpulos, cerró los ojos, apretó las manos contra su cuello y la dejó morir para siempre tal y como ya hizo con sus hermanos, sobre el suelo de la alcoba desafortunada un presente sin vida adorna las baldosas, sin aliento, ni despedida. La peste sale a gatas de la estancia, en silencio, sin confidencias, ni remordimientos, ni temores... la brisa de la noche acaricia por última vez el pelo de Davinia. No ha sido un buen día para morir, tal vez no debió besarlo nunca.
Más información »

VICTORIA

martes, 4 de octubre de 2011
4 comentarios

Quiso sentirse importante, seguir delante, contar, aumentar y vencer, por todas aquellas veces en las que se había sentido disminuida, pese a su incondicional misión de compañera. Hoy le tocaba alzarse victoriosa por enfrente de la figura aspada, altiva, elegante. Mientras un niño de nueve años frunce el ceño, la mira embelesado y tras un largo silencio apunta con su dedo índice a la letra I en el calendario y pronuncia en voz alta: MMXI ese es el año en romano...¡2011!
Más información »

LA IMAGEN CONVEXA

martes, 27 de septiembre de 2011
12 comentarios

Jugueteó con el filo del cuchillo un par de veces... como si pudiera hacer malabares con el cubierto... se miró en uno de sus lados y allí apenas pudo reconocer su propio reflejo... se castigó una y mil veces repitiéndose que esa, la de la imagen convexa, no podía ser ella... aquel amasijo de mofletes y de carnes flácidas por debajo del negro de su atuendo no respondía a su cuerpo. Bebió todo el agua de la que fue capaz, vaciando una y otra vez su vaso y con la costumbre arraigada de su propia rutina, despedazó minuciosamente el filete que la desafiaba en su plato y concienzudamente la amontonó en el borde, formando un amasijo de sobras nunca degustadas... cerca de allí una vieja televisión ofrece otras imágenes de niños y adultos desfallecidos de inanición. Desvía la mirada hacia otro lado, con la molestia de tener que soportar el sigilo de su propio silencio y con el peso extenuante de la culpa, la esclava de la imagen en el filamento se dirige hacia el cuarto de baño más próximo a vomitar su propio pecado.
Más información »

MATICES

martes, 20 de septiembre de 2011
12 comentarios

He aquí un nuevo color, sin cubicaje, ni textura... he aquí un cromatismo tal que no entiende de grises, ni de escalas de Pantone, he aquí el cambio de perspectiva para una tonalidad que huye de las luces y de las sombras, hinchado, efervescente, el perfecto valor de la incógnita, sumido en una tono único, desconcertante... me rindo a la belleza de sus matices, a este lado oscuro desconocido para mi hasta hoy...

-Señor Gonzalez- interruempió molesto el oftalmólogo- sepa que usted padece una discromatopsia...

Sin dejarle pronunciar una palabra más, el señor Gonzalez se puso en pie, abrazó al doctor afectuosamente, lo miró fijamente a los ojos y lleno de emoción le dijo:

-¡Es lo mejor que me ha pasado en la vida!.

Y con la cabeza levantada, los ojos entornados y dirigidos hacia el mismo punto de la pared, se sentó a contemplar la belleza... aquella, que sólo él era capaz de ver...


Más información »

CALMA

martes, 13 de septiembre de 2011
8 comentarios

Con el brazo derecho tiró con fuerza del otro extremo de la caña, sabiendo que no había presa que hubiera mordido el anzuelo. El mar, se quedó impasible por un momento, haciendo eco de su silencio, bajo un cielo estremecedor de nubes perfectas. Bajo las claras aguas de la bahía, el pez siguió moviendo sus aletas, sabiéndose vencedor... él metió su mano derecha en las bolsas que lo acompañaban y tras amasarla varias veces, le lanzó una bola mezcla de patata y pan... presa y verdugo se miran en paz, perdonándose por hoy, el viejo pescador recoge su silla y sus enseres...pliega la caña y se aleja de las rocas...el pez termina su improvisado banquete y escurriéndose entre las aguas cristalinas desaparece en medio de la calma.
Más información »

CENICIENTA

martes, 6 de septiembre de 2011
10 comentarios

Y Cenicienta tiró por el aire sus zapatos de tacón, se soltó el pelo, aspiró seguidamente varias bocanadas de humo rubio y se sumergió plácidamente en un Gin Tonic, sonriendo de par en par desde su boca rojo escarlata. El príncipe añadió más limón a la copa y echó a caminar.
Más información »

Cap. XIX EL HOMBRE DEL BANCO: Vacaciones en el mar.

martes, 26 de julio de 2011
6 comentarios

El hombre del banco se ha despertado más pronto de lo habitual debido a una noche de calor hambrienta de sudor y de altas temperaturas, se dirige medio inconsciente a la fuente más próxima del parque y allí entre los hierbajos del estanque se zambulle en calzoncillos, apartando sin pudor a los patos molestos que no dejan de picotarle por todo el cuerpo y tras la media hora larga del baño matinal, se seca tendido a la sombra de un sauce llorón y se acicala de arriba a abajo con su único traje de siempre, su camisa blanca, sus calcetines negros... uniforme que con esmero lava cada noche en la fuente de botón del parque con la pastilla de Heno de Pravia que la tendera del bazar chino le entregó a cambio de uno de sus experimentados y afamados besos Turcos. Y tras el ritual de aseo matutino, se dispone a caminar hacia la zona de los chiringuitos y bares cercanos al paso de Marinaverde, que separa el parque de la Route de la orilla de la playa. Se sienta cómodamente en la terraza de La Bondadosa, un restaurante con vistas al mar y olor a pescado frito y agarrando el periódico local y con el disimulo que lo caracteriza se toma los restos de las tazas de café con leche que los clientes más madrugadores que él, han ido dejando esa mañana y peregrinando de mesa en mesa haciendo como que busca la mejor sombra y la vista perfecta al horizonte marino, termina por desayunar placidamente un croissant intacto que el último crío malcriado acababa de dejar allí...relajado y tranquilo, pone mala cara al camarero que sale a tomar nota de su pedido, indicándole que los mosquitos Tigre que acosan su local no han dejado de molestarlo ni un sólo momento y con gesto despectivo y ante la cara de asombro del camarero, abandona el lugar.

No ha caminado mucho, cuando por la acera contigua se topa de bruces con una agencia de viajes que publicita en su cristalera todo tipo de ofertas vacacionales...en los pósters bellas modelos -con o sin compañía- sonríen placidamente y son acariciadas por el sol bajo sus sombreros de paja de ala ancha y un simpático hombrecillo de color oscuro les sirve grandes copas de cocktails tropicales...sin pensárselo dos veces el hombre del banco entra en la agencia y se sienta cómodamente delante del amable vendedor preguntándole por el destino del póster, el empleado de la agencia no escatima en detalles y le muestra la ruta hacia el Dorado, un paquete de lujo de 7 noches por el Caribe haciendo escala en Key West, Jamaica, Gran Caimán y México.

-No podemos prometerle nieve, pero si unas cálidas vacaciones en las mejores playas - asegura el sonriente vendedor. -Le encuentro un hombre con estilo y es sin duda el mejor de los destinos para usted- categoriza.

El hombre del banco le devuelve la sonrisa que pronto se desvanece cuando el insensato vendedor le informa de que el precio de aquel sueño le costará más de 2.500eur., a lo que acto seguido el hombre del banco le hace un desplante y se marcha de allí sin mediar palabra... cabizbajo y pensativo continua caminando por el puerto cuando un hombrecillo uniformado de blanco, con botones dorados, galones y guantes, le dedica un saludo militar.

- Le esperábamos señor-

-¿Sí?- responde aturdido el hombre del banco.

- Por supuesto. Llega con media hora de retraso. Vamos a zarpar ya hacia Jamaica. No podíamos partir sin usted. Suba.

Con aire soberbio y con los ojos como platos, el hombre del banco sube a bordo del Splendida, una obra maestra sobre el mar, como su slogan indica en la proa, donde es recibido por la tripulación con gran satisfacción.

-Lleve al contramaestre a la sala de máquinas. -ordena el capitán-

-Sí señor. -responde el oficial de los botones dorados-

El hombre del banco sin mediar palabra comienza su excursión particular por el Splendida, camino de la sala de máquinas, no sin antes acomodarse en su camarote y colocarse el uniforme reglamentario de color azul marino de botones dorados con gorra de plato que le han asignado. No tarda en subir a la cubierta del lujoso naviero, con el azul del mar de fondo y los turistas congregados en todas partes, una señora gorda con pamela de plumas, embadurna a sus hijos con crema de protección solar hasta la saciedad, mientras éstos se dedican a molestar a aquellos que toman el sol en las tumbonas al borde de la piscina, disparándoles con sus pistolas de agua escondidos en la retaguardia de un mástil...toda la fauna humana estaba allí,...jubilados deseosos de conocer la arena blanca y las playas cristalinas, familias con niños en pos de la ansiada tranquilidad, parejas de novios disfrutando de luna de miel, amantes escapando de sus vidas conyugales, amigos en busca de nuevas aventuras y hasta empresarios en viaje de negocios... todos parecían tener su destino navegando a bordo de ese trasatlantico...de momento los ojos del hombre del banco se clavan en la melena pelirroja que ondea de espaldas al viento, rodeada por una convención de oftalmólogos de diferentes paises...bajo las gafas negras y el sombrero de rafia, la pelirroja que va de la mano del otro, sonrie abiertamente al recién nombrado contramaestre, que en un acto reflejo guiña su ojo sin parche a la hermosa joven a quien ha reconocido desde el primer momento.

Bajo un cielo abierto de temperaturas cálidas, viento a favor y aromas marinos, el hombre del banco navega con rumbo a Oculoris.

11.30A.M., En la cabina de mandos del Spléndida el controlador automático del DSC recibe un telex... "Buenos días. Soy el contramaestre Javier López Arenas. Llegaré en helicóptero en breves instantes para ocupar mi puesto. Motivos de máxima urgencia no me han permitido ingresar en el buque a pimera hora de la mañana"...


(continuará)


Más información »

HERIDOS

martes, 19 de julio de 2011
16 comentarios

Y la corteza del árbol dio paso a la madera, frágil, tierna, expuesta, aromática, desnuda, desprovista de su estructura esencial... bajo la atenta mirada del cielo abierto, las ramas del viejo nogal verdearon una vez más meciendo su melena de hojas entre el viento...sobre la tierra yerma de los páramos un niño tan huérfano de todo como aquel tronco hunde sin piedad un machete justo en el centro del palo y empuñando su fina mano de diez años, dibuja un corazón de trazo libre que alberga dos pequeñas iniciales... la llaga del árbol vierte sobre su vestidura inicial un sendero de amarga resina que alcanza las lagrimas de soledad del niño...la luz mengua, el camino se oscurece, mientras sus pasos diminutos se alejan de él como cada tarde... y se despiden a lo lejos, enmedio de la senda polvorienta, dos viejos amigos... viviendo en un corazón herido de muerte...
Más información »

EL VEREDICTO

martes, 12 de julio de 2011
6 comentarios

-Yo creo que ya le hemos dado muchas vueltas a esto, así que creo que por mi parte ya podemos votar.

-culpable.
-inocente.
-culpable.
-inocente.
-culpable.
-inocente.

Empate a tres, la vida de un ser pende de un hilo...

-No haré ninguna declaración.

No hay arma del crímen, ni caso, ni asesinato, ni asesino... Sólo víctima y veredicto.

Laxus movió la cola, como solía hacerlo cuando deducía que algo no andababa bien, que sus grandes patas de podenco habían dejado más huellas en el lodo del jardín de lo que sus pequeños ojos escudriñaban...junto al macetero enorme de geranios, la paloma de la paz yace inerte entre culpables e inocentes.
Más información »

PASTA AL DENTE

martes, 5 de julio de 2011
11 comentarios

-No sabía que vendría a cenar.

- Ni yo tampoco. Pero acabo de acordarme que tengo sobras de macarrones en la nevera.

- Estarán bien, siempre cocinaste de maravilla.


Fue un encuentro conmigo mismo, un decálogo de las cosas ya sabidas, de los entresijos que amasamos sin agua, ni harina, como buscando más allá de nuestras cocciones personales, del fuego lento de nuestras emociones y de las hornadas de nuestros sentimientos. Y aún así, cuando uno ha vivido con el corazón en la mano, ladeando precipicios de sensaciones enfrentadas es cuando importa como somos, bajo la piel de esta telaraña de bytes que tejemos a diario sin arañas, ni telares, ni presas, bajo los códigos binarios que nada entienden de nosotros pero que transmiten a la perfección un buen número de ceros y de unos, alineados como ejércitos feroces, para desafiar a los que estáis ahí, al otro lado. Y en esa realidad ecuánime de nuestros deseos, en ese devenir de nuestras teclas, que importa como nos llamemos, quienes seamos, si se nos va a conocer por nuestros actos.


- No hay sobras de macarrones en el estante superior del frigorífico.

- No importa, vine ya cenado.
Más información »

EL POSTER

martes, 28 de junio de 2011
10 comentarios

El socio hizo un ademán rígido con la mano para llamarla. Y ella se acercó sin reservas pidiéndole que no le hiciera delatar a un compañero. Él dudó de su profesionalidad, ella desvió la mirada y le siguió el rastro de lejos. El espacio vital entre ambos se llenó de pensamientos enfrentados. Y mientras las conciencias se revolvían en sus cráneos, la enorme estancia que los precedía, mostraba el borrador de una carta en el suelo de papeles revueltos, de cajones desperdigados sobre el parquet, donde a modo de película cómica, un charlot caído de su poster revela a un gran dictador sin Mutual Film Corporation, ni bigote, ni bastón...lejos del papel couché el verdadero dilema se balancea entre la realidad y la ficción como en un film de humor negro, sin risas, ni espectadores...

- Despídelo, le pide el socio.

- No puedo- balbucea ella sin ni siquiera mirarlo.

- Entonces, ¿por qué no te retiras tú?.

- El bufete es tan mio como tuyo. No puedes pedirme eso...los clientes, los casos. Dedícate a lo tuyo, mis subordinados son cosa mia.

- Pues eso es lo que me preocupa Amanda, que sean cosa tuya...

Por la garganta de Ernesto un nudo amargo, como una gran bola de pelo, le secaba la traquea y le paralizaba los músculos maxilofaciales y el único tratamiento que deseaba, el único que esperaba y el único que ella no estaba dispuesta a darle, se sentaba en el despacho contiguo, bajo un traje gris de alpaca, camisa blanca de seda y corbata lisa, tan radiante como él sonriéndole a su amante tras las persianas abatibles y removiendo en él, el rechazo por un deseo no correspondido.

Tras los pasos de los zapatos embetunados de Ernesto, Charlot sonríe desde su poster, repitiéndole entre dientes... "a fin de cuentas, todo es un chiste".
Más información »

LA SOGA

martes, 21 de junio de 2011
25 comentarios


El mastil se sostiene hiriente entre la tierra rajándola en dos para no sembrarla con sus dientes afilados de hiena y tan punzante como el aullido noctámbulo del lobo. La cuerda que lo alza entre hormigones ata tus manos y las mias y las de todos, ata nuestras conciencias y nos venda los ojos...pero si estiramos de la soga los dos al tiempo, primero tú y luego yo y luego los otros, levantaremos la vieja madera sin raices, carcomida por el peso de todo aquello que se cree normal y que nos desgasta. He visto tus marcas y tu las mias, he visto las suyas y ellos las nuestras, la soga nos aprieta y nos ahoga, pero nosotros tenemos la altura suficiente para ver las cosas y en el lozadal de futuro, de las noches con estrellas, veremos a la luna que es una daga manchada de sangre, de las llagas de nuestro presente. Tira fuerte que ya afloja, ahora yo estiro más...que juntos la podremos desatar.
Más información »

SÓLO UNA CALADA MÁS: VIAS Y TRENES

martes, 14 de junio de 2011
10 comentarios


Y entonces llega el día en el que te cansas de seguir el guión y repites incesablemente esas estrofas de Sabina que dictan un "yo me bajo en Atocha, yo me quedo en Madrid", aunque ni por asomo circules en tren o pases habitualmente por la puerta de Alcalá. Y en ese preciso momento abres de par en par la carta de postres de uno de esos afamados restaurantes de alta cousine, donde los Chefs alternan con los clientes y buscando algo más que pastel de Tiramisú en el listado, clavas tus ojos, sin pretextos, ni excusas en las líneas de tus manos, para asegurarte de que nada ha cambiado y que por debajo de esa piel, sigues estando tu mismo. Las neuronas acuden en tropel, imaginando la mezcla de sabores magistrales de todas aquellas cremas y texturas, donde el cerebro, febril y dilatado se vuelve incapaz de decidirse por una...y ante la disyuntiva de la elección, te levantas, felicitas al cocinero, aprovechas para hurgar sabiamente con tus dedos en esa copa de helado que con precisión y glamour a partes iguales, es sostenida por las manos de una hermosa mujer. Y tras un guiño de tus ojos y la sorpresa irreverente de los otros, desapareces de la escena en el primer taxi que cruza la avenida, con la ventanilla bajada hasta los topes para que el aire de la ciudad te limpie la lógica y con la sonrisa puesta y ligero de equipaje, pasas incontrolablemente al plan B mientras le indicas al chófer: "lléveme a la estación".
Más información »

EL BESO

martes, 7 de junio de 2011
13 comentarios

Cerró los ojos y se inclinó sobre ella para besarla por última vez, se acercó sigiloso hacia sus labios, recorriendo centímetro a centímetro el sendero de una piel que conocía tan bien como la suya propia...la pequeña cicatriz junto a la barbilla y el diminuto surco que formaba en su ascenso hacia la boca, el eterno aliento a esos chicles de fresa que siempre masticaba y que la transformaban en una fruta más que deseable. Continuó aspirando su aroma, el olor de su piel, al tiempo en que su lengua se aproximó a ella suplicándole toda la piedad que ésta fuera capaz de darle... pero ella ni se inmutó, se desvaneció entre sus dedos como cada día, lo torturó una vez más hasta estrangularle la memoria y allí completamente sólo, acurrucado en el centro de su habitación, se inclinó sobre ella para besarla por última vez y lloró la pena muda, de no haberla besado nunca.
Más información »

METAMORFOSIS

martes, 31 de mayo de 2011
16 comentarios

Por más que nadaba no llegaba a la orilla, como si estuviera rodeado por un océano inmenso que lo mecía a la deriva de sus propias olas...intentó arrancarse la piel para pesar menos, soñando que bajo su corteza cutánea se hallarían las escamas necesarias para sobrevivir a toda aquella marejada y con la aleta ventral en posición y respirando ya por sus branquias se sumerge por fin y sin miedo a morir en las profundidades marinas.
Más información »

CEGUERA

martes, 24 de mayo de 2011
13 comentarios

Arrojó el cuerpo desde la azotea hasta el vacío...nadie reparó en que era un impostor, de todos los sospechosos acusados entre el absurdo y el interés se apuntó al hombre de la capa...a su fuerza sobrenatural, a su visión de rayos x y a su coraje. El mundo necesitado de superhéroes, se ajustaba la venda sobre los ojos, esperando que los villanos desaparecieran como por arte de magia bajo sus poderes y si eso no era posible, al menos preferían sobrevivir en una ceguera blanca...
Más información »

(Cap. XVIII) EL HOMBRE DEL BANCO: SIN MIEDO.

martes, 17 de mayo de 2011
12 comentarios


El hombre del banco
ha empezado a tener una gran compañía, debido a que el resto de bancos públicos del parque en el que él reside, de unos meses a esta parte han comenzado a llenarse de nuevos inquilinos, en su mayoría, desempleados, estudiantes sin futuro, personas que han perdido su hogar por no poder pagar la hipoteca y en definitiva una gran masa humana que ahora hace las veces de vecindad del hombre del banco, que en muy poco tiempo ha cambiado su soledada callejera por una gran vida social al amparo de un cielo estrellado, que no es de nadie por más que políticos y banqueros se empeñen en hacerlo suyo.

Al doblar la esquina una procesión multitudinaria de seres humanos, sin crucifijos ni religiones, empuñando pancartas en pro de la democracia real y alzando cánticos anti-corrupcción se adueñan de las calles del lugar, haciendo sonar al fondo del callejón más de una sirena policial.
La canción de cuna de los tambores y la humanidad, junto al olor a mantas y a sacos de dormir, da paso al cielo abierto. Un cielo protector que les regala una noche templada y liviana, sin asperezas climáticas, donde poder descansar sus cuerpos desahuciados y con los párpados vencidos los invita a soñar con un mundo mejor.

El hombre del banco se acurruca junto a una larga cabellera rojiza agradeciendo sin saber muy bien a quién, todo el regalo humano que ha recibido al tiempo en el que se pregunta una y otra vez si tal vez todo aquello no será el mismisimo Oculoris...
Más información »

DESPEDIDA

martes, 10 de mayo de 2011
17 comentarios

Se acercó sigilosa tras de él y se inclinó para besarle, con la respiración agitada y la mirada entornada y al deslizar las manos sobre su cuello comprobó como la sangre le brotaba a borbotones, se despidió para siempre sobre su herida. Se ató el pañuelo alrededor de la garganta, se arregló el pelo frente al espejo de la entrada, se pintó los labios y con la mejor de las sonrisas salió a caminar.
Más información »

MARIONETA

martes, 3 de mayo de 2011
16 comentarios

Con los pequeños ojos mirándola fijamente desafiaba todas las leyes naturales, haciendo girar continuamente la cabeza de su progenitora, que parecía haber perdido el rumbo de sus pensamientos, nadando a la deriva en el naufragio de su propia conciencia, a la que alimentaba de mentiras, de pretextos con los que acallarse continuamente y devolver todo el sentido a sus quejas...aquella diminuta niña era la causante de todos sus problemas, ¿porqué le había tocado a ella?, se preguntaba una y otra vez...mientras una diminuta cabellera oscura se dejaba escurrir entre sus manos, manipulando una nueva acción, que la madre acatará sin reservas.
Más información »

PASOS

martes, 26 de abril de 2011
14 comentarios

El chirrido de los pasos, desemboca en todos los caminos posibles, demasiado tenue o demasiado lento para todos esos rostros desconocidos. El tintineo de los pies en el asfalto responde a una llamada esquiva y la luz se marcha entre los callejones huyendo entre tantas piernas como la persiguen, mientras el viento comienza a arreciar, para volcar litros de lluvia entre las fauces de toda aquella multitud...y lavar sus conciencias, unas puras, otras sucias, otras...simplemente salpicadas por el agua de la lluvia... y tras la procesión, los asistentes se van, cada uno al mismo lugar por el que han venido para clavarse uno a uno en sus propias cruces.
Más información »

(Cap. XVII) EL HOMBRE DEL BANCO: Constelación.

martes, 19 de abril de 2011
12 comentarios

Bajo la atenta mirada de los chopos, el hombre del banco se balancea sobre el columpio deshabitado por la ausencia de niños, mientras la primavera permanece inestable en el parque de la Route, como una muchacha caprichosa que lo mira de reojo y se empeña en salir descalza mientras juega a saltar en los mismos charcos en los que él se sumerge. Y jugando a alcanzarla en su memoria cesa la lluvia y entra el sol con rabia, como si estuviera celoso de él, como si temiera perderla con aquel ser humano que cada tarde, cuando el día termina y la noche desciende por sus zapatos, demolido por la oscuridad que lo ciega, se deja caer en el mismo banco público que lo acoge y lo mece, como una eterna madre protectora. Y allí medio dormido, con la cabeza recostada en ese regazo uterino, clava su único ojo en las estrellas, a través de esas partículas de polvo que sólo son visibles cuando la luz las delata y en ese esplendor múltiple de aquellos astros advierte que no está solo aún cuando la mirada lo lleva a algún lugar al que nunca viajó...donde jamás estuvo, pero ellas, todas...le devuelven la mirada con su resplandor incesante contándole todas las veces en las que ha jugado y ha perdido...el amanecer se retrasa, en su tranquilidad silenciosa, bajo la hoquedad celeste a modo de gran bóveda marmórea, sin campanario, ni iglesia, su corazón en derribo se sujeta tan sólo de las formas imaginarias que se distinguen en el cielo nocturno, uniendo mentalmente los puntos formados por un grupo de estrellas, que pintan sin pincel ni lienzo una melena roja, tan brillante como la propia constelación formada y allá arriba mirándolo fijamente, sin reparos, ni moral, ni tabues, ni prejuicios, ni sociedades, ni individuos... un hermoso ojo le dedica un gesto privado, al tiempo en el que por su lagrimal nebuloso, la emoción se diluye hacia la tierra en forma de aguacero, bañándolo por completo con su llanto circumpolar y allí en el suelo, abatido, derrotado, sin nombre, ni letras, ni números, con la impaciencia de un joven enamorado, el hombre del banco se consuela confirmándose que todos somos polvo de estrellas...

La noche ha sido larga, tan larga como la distancia que separa los astros...por el paseo central del parque, cercana a la fuente de los naranjos, la pelirroja que va de la mano del otro, aumenta el ritmo de sus pasos, para no llegar tarde a su trabajo. El hombre del banco la mira a lo lejos, recordando la noche de amor que han pasado juntos y con los labios entreabiertos y sin dejar de observarla le recita unos sonetos prestados...


"Esta es la raíz de la raíz,
el brote del brote,
el cielo del cielo
de un árbol llamado vida,
que crece más alto
de lo que el alma puede esperar
o la mente ocultar.
Es la maravilla que mantiene
a las estrellas separadas.
Llevo tu corazón.
Lo llevo en mi corazón".



El ajetreo matinal de los pájaros, lo saca de su dulce sueño, donde la luz y el sol, lo traen de vuelta a su propio destino, ...el hombre del banco cierra los ojos en un esfuerzo por intentar regresar a su estado anterior y con las puertas de su conciencia cerradas bajo llave, se consuela deseando que algún día todos sus sueños se hagan realidad...

...................................................................................................................................


Más información »

FIERAS.

martes, 12 de abril de 2011
12 comentarios



En mitad de la arena, el gladiador vierte su sangre color grana, desmenuzando entre el polvo su prisión esclava y mientras muere...descubre a cuchilladas el camino hacia la libertad.



Más información »

PRINCESAS

martes, 5 de abril de 2011
14 comentarios


Se olvidó de comer y aún así su imagen en el espejo le devolvía un amasijo de carne desmedido, se asqueaba al contemplar la triste estampa de su reflejo y por más que se llenaba de agua para calmar el hambre no lograba mantener a raya su descomunal cuerpo...al otro lado del vestíbulo su madre la contempla entre lágrimas incontenidas, repasando su minúsculo esqueleto, con los pómulos tan hundidos como su mandíbula y ese cerco morado que le rod
ea aquellos ojos que un día tuvieron hasta esplendor y que desde hace ya mucho sólo miran hacia abajo como queriendo olvidarse...sobre la mesilla de noche de la joven escuálida revistas de moda, recortes de adolescentes como ella que libran cada día una batalla con la carne, perdiéndose en esa guerra ya vencida de antemano, con la sumisión del cordero que entra al matadero, rindiendo tributo a la belleza mortecina, se saludan en secreto, se admiran, se regocijan, vomitan en silencio, engañan...porque sólo ellas se entienden, en esa jungla donde se muere por amor a la perfección y como en un prisma deformado jamás es alcanzable y justo en el abismo de la enfermedad se saludan y se conocen y se nombran...princesas...
Más información »

EL BOCETO

martes, 29 de marzo de 2011
14 comentarios


Colgando de la ruinosa barra del mismo bar, el más borracho de todos los alcohólicos, continua bebiendo para no tener que recordarse, mientras, en el centro de la sala y abatido a disparos yace sobre un charco de sangre templada, el más cuerdo de todos los locos y el más arriesgado de todos los sobrios, dibujando un extraño un boceto inacabado.
Más información »

NIEVE EN PRIMAVERA

martes, 22 de marzo de 2011
18 comentarios


El móvil no dejó de sonar, un timbre tras otro, sobrellevando la misma melodía monótona de siempre, esa a la que ya estaba acostumbrada y que conocía bien...se repetía una y otra vez obligándola a contestar.Mientras los colores oscilaban entre el azul y el rosa...quiso no tener que mirar, pero su destino ya estaba marcado, tatuado en aquel test de embarazo que le confirmaba que en menos de nueve meses sería madre...recordó que hoy era su decimoquinto cumpleaños...descolgó el móvil, lanzó el dispositivo revelador a la papelera próxima y quedó con sus amigas en el pub de los Viernes, las cosas se resolverían, estaba segura -pensó- con la misma certeza con la que cae la nieve en primavera.
Más información »

(Cap. XVI) EL HOMBRE DEL BANCO: La noche de fuego.

martes, 15 de marzo de 2011
9 comentarios



El hombre del banco
ancla sus tobillos en alguna parte de la tierra mojada, alrededor de él una gran guerra de fuego, pólvora y ruido lo situan en el epicentro de una ciudad que lejos de encontrarse en pleno conflicto bélico, incendia el cielo de colores y sonidos. Aterrado, espantado y a la vez maravillado, el hombre del banco deja caer su espalda sobre la hierba humeda al amparo de un gran manto verde que un día fue el antiguo cauce del río Turia, hoy convertido en un gran parque que atraviesa la ciudad. Con la cabeza rescostada y la mirada fija en un espectáculo de humo de colores el hombre del banco imagina formas que estallan y se desdibujan en el aire...palmeras, flores, animales, bajo un manto de estrellas lejanas, el silencio de una multitud cercana lo abriga con su calor humano, cabelleras de todos los colores y texturas, diversidad de tamaños y formas de ojos, bocas, narices, matices inimaginables de pieles forman ese gran manto humano en el que sin saber ni como, ni cuando, se encuentra inmerso, como uno más, dejándose acariciar visualmente por esas formas aéreas. Los disparos de los cohetes le traen recuerdos de su infancia y por un momento cierra los ojos y se observa de lejos caminando de la mano de su madre. Él también tuvo pasado, como toda aquella maraña de caras y cuerpos desconocidos. Su pelo lacio y fino enredándose entre los dedos de su padre, los rizos rojizos de su madre sobre su rostro...tan cercana y tan presente como si jamás se hubiera ido. Una imagen que le recuerda ahora más que nunca a la mujer que va de la mano del otro. Y es ese estado emocional que emerge de su embriaguez el que lo lleva a agarrar con suma delicadeza la mano ajena que tiene más cerca y entonces y con toda la pasión de la que es capaz, la acerca hacia él y la lleva hasta su pecho, la besa sin dejar escapar ni un sólo centímetro de su delicada carne, disfrutando cada milésima de segundo de ese secuestro trémulo, al tiempo en el que abre los ojos y se encuentra de frente con el propietario de aquellas extremidades...un uniformado agente de la policía local que con cara de pocos amigos y mascando chicle cual sheriff del condado, clava su mirada felina en la suya.
Perseguido por aquellas manos, aprovechando el disparo final y con la aceleración máxima de un Velociraptor el hombre del banco se emborrona y desaparece como toda aquella artillería, bajo la noche de fuego.
Más información »

LA JAULA

martes, 8 de marzo de 2011
14 comentarios



La lámpara roja al fondo, el reloj de sobremesa marcando su incesante tic-tac...paso, voces, amenazas, urgencias que exigen más presencias...el aroma a café, dos asientos, sin acceso, ni revancha, sin reformas, ni formas, el tiempo se desliza por el pasillo que da a las diferentes habitaciones, sin convicción, ni boicot, plena confianza en la nada. La situación es la misma, nada cambia. Humo, descendencia, sofás deshabitados...la estancia que no es roja, ni trémula, se queda vacía...un sobre, un consuelo, los agradecimientos, las exigencias, el asunto podrá resolverse sin los mayores daños, la proposición prende en el aire, dejándose arrastrar por toda la estancia para culminar en los detalles de un hastiado corazón, atrapado en su minúsculo tórax, tratando de escapar tras la propuesta, atareando la mente entre las dudas y al último sorbo del café escapa momentaneamente de su hermética
jaula social.

Más información »

EL ENCUENTRO

martes, 1 de marzo de 2011
19 comentarios

Y por fin sale al mundo, emprendiendo una rápida carrera, tan veloz como un loco que corre despavorido refrenándose un poco entre las esquinas y con lágrimas de emoción en los ojos, grita a los cuatro vientos al encontrarse con su cabeza colgando de su propia calavera.
Más información »

LA DECISIÓN

martes, 22 de febrero de 2011
14 comentarios



Se le amotinaron las greñas sobre la cara... los sueños, ahora casi reales le parecieron desvanecerse y sus apenas tres décadas pasaron veloces frente a él, sin luces y sin sombras...el camino estaba marcado, un viaje sin
retorno, un tren del que ya no podía descender. Vació de recuerdos su ligero equipaje, soltó el lastre de las emociones y con pasos nuevos se descalzó frente al sol, respiró hondo como para llenarse de vida y finalmente se decidió por seguir caminando y continuar haciendo aquello que mejor sabía hacer.
Más información »

HOMICIDA

martes, 15 de febrero de 2011
9 comentarios

Los lloriqueos de falso algodón, no logran provocar ni el más mínimo quejido entre sus caracoles de bucles dorados...más allá de los sollozos sobre el alquitrán contaminado un rostro angelical sin cuernos y mal rematado en pos de una buena transacción, adjudica la somnolienta medicina del amor, al sediento, al hambriento, al necesitado de agujas y alfileres en el corazón. Mientras de un aúreo intenso, armado de arco y de flechas, vapulea sus alas, amordaza sus emociones y de un rojo escarlata viste desde lo más profundo el luto del exceso, jugueteando con las varas de sus dardos a crear una sonatína rítmica sobre los barrotes de su celda que va golpeando de uno en uno advirtiendo el óxido metal por debajo de la venda que cubre sus ojos empíreos...a través de las rejas que lo contienen el alado homicida es acusado por el resto de presos comunes de ser un reincidente francotirador.
Más información »

AL ABRIGO DE LA TIERRA

martes, 8 de febrero de 2011
12 comentarios


Y ahora que tú ya no estás, echo de menos tu aliento enveje
cido, tu hocico sobre el cristal, tus años jóvenes y hasta tu ladrido. Y guardo tu perpetuo collar, vacío de ti, sobre la estantería triste y desalentada, mientras tú alimentas la tierra estéril, entre la hoquedad que te aleja de nosotros y que te acerca a tu inseparable compañero de linaje. Sólo el romero será nuestro juez y nuestro testigo allá donde el bosque bajo y las aliagas pueblen el polvoriento camino que llega hacia ti, mientras tú descansas para siempre al abrigo de los pinos, vamos observándonos y observándote, mudos, como si todo lo que se hubiera tenido que decir, ya se hubiera dicho. Y yo me quedo aquí echándote de menos y tú me recuerdas que el reloj continua su pulso inparable que hoy te has ido tú, amigo mio, que mañana se irán otros... diecisiete años de amor, se nombran pronto... tu presencia incondicional no necesitaba alegatos y yo, tal vez te amé siempre, aunque a veces se me olvidara recordártelo. Hoy la pena por tu ausencia me estalla como los cartuchos en mil pedazos y el dolor se me agrupa entre los ojos cristalinos y viéndote partir, como si sirviera de algo...como si pudiera despedirme de ti, sacudo en mi memoria aquellas manos que tú tanto lamiste.

(In memoriam)
Más información »

(XV) EL HOMBRE DEL BANCO: La pieza perfecta

martes, 1 de febrero de 2011
12 comentarios

El hombre del banco, se despierta sintiéndose un hombre nuevo al abrigo del montón de billetes que duermen en el bolsillo interior de su americana y que aquel gentil hombre del descapotable le hizo entrega tan altruistamente...se sienta al borde del banco que lo sostiene y con la mirada fija en el firmamento del parque se pone a pensar en que puede invertir su reciente fortuna. Mira a un lado y ve pasar a una hermosa joven de cabellos dorados y por unos momentos siente la irrefrenable tentación de comprársela para siempre, pero por su mente pasan los atisbos de una visión tediosa y desesperante con escena de sofá y mando de televisión compartido donde la bella melena se convierte en una cabeza repleta de rulos, de mirada inmutable y carente de sonrisa y casi sin poder evitarlo suelta un grito de pavor al paso de la exuberante rubia. Entonces mira hacia el lado opuesto y descubre a un hombre de mediana edad, apurando un cigarrillo en la puerta de un bar, con lágrimas en los ojos y sosteniendo tembloroso, por los tres grados bajo cero que se aglutinan en el ambiente, su herramienta de dolor y placer y por unos breves instantes piensa en comprarse tantos paquetes de tabaco como precise, para invitar a todas aquellas pobres almas castigadas que de un tiempo a esta parte acechan humo en boca desde todos los rincones y callejones de la ciudad, pero tampoco le convence esta idea gratuita, ya que nunca hasta entonces alguien le había regalado nada, su mentor, el hombre del descapotable debía de ser un ángel enviado directamente desde los lechos celestiales y el destino de su riqueza tenía que ser mucho más sublime, imponente, colosal y sin dejar de mirar a su alrededor y esperando la señal divina que lo dirigiera en el sentido correcto, se deja caer en el respaldo del banco público mientras sus manos se deslizan por un pequeño folleto publicitario que anuncia portátiles a precios de ganga, bajo el slogan: "señoras" sólo en facebook. Así que raudo y veloz el hombre del banco se dirige hasta la tienda de informática de la esquina y con el montón de billetes en la mano persuade al dependiente para que le sirva lo más pronto posible uno de aquellos utensilios de seducir señoras y el dependiente que se encuentra en plena crisis económica mundial y nacional sin dudarlo, le vende el más caro, veloz y despiadado espécimen virtual, también llamado alienware m17x y bajo la potencia de su maravillosa tecnología de última generación le ofrece al hombre del banco una sobreaceleración instantánea y dinámica que a él le parece pura excitación y en esa exaltación de los sentidos, deja resbalar los dedos por la pieza perfecta, sellando su amor por tan delicada joya y haciendo uso del wifi se conecta al bien preciado facebook, como alma que se introduce en el paraíso eterno, para devorar con placer infinito la fruta prohibida de todas las "señoras" que allí, se hallan esperándolo...y posicionándose en la barra de búsqueda, comprueba con satisfacción como los grandes resultados no se hacen esperar y un gran arsenal de señoras de lo más variopintas caen rendidas a sus pies..."Señoras que se sientan en el metro y suspiran para dramatizar su cansancio", "Señoras que van por el medio de la acera y no se dejan adelantar fácilmente", "Señoras que alimentan a las palomas por si alguna es el Espiritu Santo", "Señoras que, disimuladamente,avanzan para oír pecados del confesionario". Y un suma y sigue de señoras provistas de un interés on-line exponencial a las que se apresura en agregar como amigas y lo que surja ...y comprueba con especial satisfacción como en tan sólo una mañana, buscando por aquí y por allá ha superado con creces el centenar de amigos en ese lugar, gente a la que no conoce en absoluto, le abren las puertas de sus vidas y lo acogen con los brazos abiertos de par en par aunque sea para no volver a hablarle nunca jamás y entre esas vidas desconocidas se lanza a buscar a la pelirroja que va de la mano del otro sintiendo la certeza absoluta de que ella estará allí en alguna parte de esa telaraña de caras, esperándolo para añadir su amistad y entonces el camino hacia Oculoris, será mucho más fácil, más sencillo con el linaje de una clientela tan selecta hallada en aquel abismo virtual, pero cuando está a punto de resolver la pesquisa que lo llevaría hacia la pelirroja, el alienware, cobra vida propia y muestra en la pantalla una frase que cita; "sin conexión a Internet", a lo que el hombre del banco abrasado por la ira comienza a caminar exaltado de uno a otro lado del parque, con el portátil entre sus brazos buscando esa conexión que le permita alcanzar su objetivo amoroso y en el movimiento incierto de sus pasos, el fantástico, apoteósico y titánico alienware m17x le avisa una y otra vez a través de un texto en su pantalla que indica: low battery justo antes de sufrir el apagón y cesar en su actividad. Entonces, el hombre del banco se abraza desconsolado a la máquina infernal llorando su muerte fortuita y sin pensárselo dos veces arroja el alienware más innovador del mercado y ahora descargado a la papelera más próxima, pensando en lo poco duran estos aparatos tan extremadamente caros y en esos pensamientos y sin dejar de caminar, su silueta desaparece en por el fondo del parque...

Más información »

LAS LETRAS HERIDAS

martes, 25 de enero de 2011
16 comentarios

Y ahora que ya no estás, no al menos para nombrarte, el camino desaparece bajo las letras extintas, aquellas que se escribieron con tinta invisible, legible sólo bajo dos pares de ojos, con la mirada fija en los extremos de las palabras, las insolentes, las pronunciadas, las hirientes, las que jamás tuvieron voz pero que todo lo dijeron y a falta de vocales y consonantes, dejaron de hacer sonar las oraciones, aún a sabiendas de que todo lo dicho no tenía un plan trazado, ni un ápice, ni un indicador de lo que fuera necesario expresar, tal vez por temor, tal vez por cautela, aquellas sílabas que se unen y se niegan, dañan más que todos los manuales literarios imaginados, como un gran relato por culminar, a falta del final perfecto, del nudo adecuado, del desenlace que arroje luz sobre los hechos...y aún así, con toda esa locuacidad flotando en la ceremonia de los recuerdos, siento que hay tanto por decir, pero que lejos te encuentras, aún estando tan cerca... las letras se escriben despacio, para no tener que expresar más que un unísono nada.
Más información »

CAMINOS

martes, 18 de enero de 2011
12 comentarios

Llegado el anochecer, el sendero se torna oscuro y brinda al transeúnte el viaje sereno de nuestras propias ensoñaciones. Allá donde las hojas se vuelven ojos penetrantes que nos miran helados, como extraídos de nuestros propios fantasmas interiores, ramas que simulan brazos acechantes, se mueven acompasados por un viento melódico que nos empuja y nos remueve. Donde los saltamontes nos parecen seres fuera de lo común y dos componentes extraños se agolpan en nuestra mente como un hongo infeccioso: el deseo de cruzar el camino a la mayor rapidez y el anhelo por vivir como una manada de lobos, rugiendo entre los árboles, huyendo de la raza humana y levantando el polvo del camino entre nuestras patas, al paso veloz, con el pelaje galopando rítmicamente, refugiándonos bajo la intemperie de la cima de la montaña para allá en lo alto levantar nuestra espléndida cabeza esteparia y hacer sonar desde las profundidades de nuestra garganta el aullido más humano que seamos capaces de entonar.
Más información »

LECTURA INTERIOR

martes, 11 de enero de 2011
24 comentarios



No hace falta que digas nada, el silencio es mucho más hermoso y permite en su sencillez leerlo todo en tu mirada, penetrar a través de esos ojos es menos complicado y no hay lugar a dejarse algo dentro. El decorado exterior va cambiando hasta rebosar de diferencias, marcadas formas que consiguen detener el instante con la absoluta certeza de estar leyendo la más firme convicción hasta el final de los tiempos.
Más información »
 
Con la tecnología de Blogger.

LO + LEÍDO

OPINARON...

SEGUIDORES

© 2010 SÓLO UNA CALADA MÁS...
In Collaboration with Edde SandsPing