EL POSTER

martes, 28 de junio de 2011

El socio hizo un ademán rígido con la mano para llamarla. Y ella se acercó sin reservas pidiéndole que no le hiciera delatar a un compañero. Él dudó de su profesionalidad, ella desvió la mirada y le siguió el rastro de lejos. El espacio vital entre ambos se llenó de pensamientos enfrentados. Y mientras las conciencias se revolvían en sus cráneos, la enorme estancia que los precedía, mostraba el borrador de una carta en el suelo de papeles revueltos, de cajones desperdigados sobre el parquet, donde a modo de película cómica, un charlot caído de su poster revela a un gran dictador sin Mutual Film Corporation, ni bigote, ni bastón...lejos del papel couché el verdadero dilema se balancea entre la realidad y la ficción como en un film de humor negro, sin risas, ni espectadores...

- Despídelo, le pide el socio.

- No puedo- balbucea ella sin ni siquiera mirarlo.

- Entonces, ¿por qué no te retiras tú?.

- El bufete es tan mio como tuyo. No puedes pedirme eso...los clientes, los casos. Dedícate a lo tuyo, mis subordinados son cosa mia.

- Pues eso es lo que me preocupa Amanda, que sean cosa tuya...

Por la garganta de Ernesto un nudo amargo, como una gran bola de pelo, le secaba la traquea y le paralizaba los músculos maxilofaciales y el único tratamiento que deseaba, el único que esperaba y el único que ella no estaba dispuesta a darle, se sentaba en el despacho contiguo, bajo un traje gris de alpaca, camisa blanca de seda y corbata lisa, tan radiante como él sonriéndole a su amante tras las persianas abatibles y removiendo en él, el rechazo por un deseo no correspondido.

Tras los pasos de los zapatos embetunados de Ernesto, Charlot sonríe desde su poster, repitiéndole entre dientes... "a fin de cuentas, todo es un chiste".

10 comentarios:

{ Mar } at: 28/6/11 dijo...

Chiste o realidad, creo que despedir a un empleado no debe ser plato de gusto para casi nadie. Y digo casi, porque siempre hay excepciones (véase timofónica que con las pasta que ganan anda recortando en plantilla). En fin, vivir para ver.

Bss.

{ El Mar no Cesa } at: 28/6/11 dijo...

Que cierto eso del chiste... será por eso que solo nos queda escribir y reir guapa?. Porque ambas cosas nutren y liberan.
Este me ha gustado... sobre todo, los nombres ;-)
Un abrazo,
Mar.

{ Pilar } at: 28/6/11 dijo...

Todo es un chiste, pero te sueles enterar al final.

Un beso

{ Valaf } at: 29/6/11 dijo...

No estoy seguro de haber entendido. A ver, ¿el socio está enamorado de la socia pero la socia tiene un amante que además es empleado?

Un beso, Arwen

{ Arwen } at: 29/6/11 dijo...

Mar, muy deacuerdo con lo que expones. Despedir no debería de ser plato de buen gusto para nadie...lo de telefónica...sin palabras... :S besos Mar y gracias por pasar un día más.

{ Arwen } at: 29/6/11 dijo...

El Mar, me alegra que te haya gustado y sobre los nombres, ya me contarás... ;))

Besos.

{ Arwen } at: 29/6/11 dijo...

Pilar, muy buena reflexión. No debería de cambiarse de genero en cuestiones de este tipo ¿verdad?... :)

Un abrazo y gracias por venir.

{ Arwen } at: 29/6/11 dijo...

Valaf...frío, frío... voy a tener que afinar mi tecla y mi puntería para transmitir mejor. El empleado es amante de su jefa...sí...pero el socio no está enamorado de ella...sino de él... :)

Besos.

{ xTo=-vs-=naRco } at: 4/7/11 dijo...

La vida en sí es un chiste continuo.. sólo que aveces nos hace gracia y otras nos cae pesado... todo depende de cuando, cómo o quién nos lo cuente.

{ Arwen } at: 4/7/11 dijo...

Pues es verdad Xto, yo prefiero que el chiste nos haga reír pero claro...no siempre depende de nosotros. ;)

Besos.

Publicar un comentario en la entrada

 
Con la tecnología de Blogger.

LO + LEÍDO

OPINARON...

SEGUIDORES

© 2010 SÓLO UNA CALADA MÁS...
In Collaboration with Edde SandsPing