(Cap. XVII) EL HOMBRE DEL BANCO: Constelación.

martes, 19 de abril de 2011

Bajo la atenta mirada de los chopos, el hombre del banco se balancea sobre el columpio deshabitado por la ausencia de niños, mientras la primavera permanece inestable en el parque de la Route, como una muchacha caprichosa que lo mira de reojo y se empeña en salir descalza mientras juega a saltar en los mismos charcos en los que él se sumerge. Y jugando a alcanzarla en su memoria cesa la lluvia y entra el sol con rabia, como si estuviera celoso de él, como si temiera perderla con aquel ser humano que cada tarde, cuando el día termina y la noche desciende por sus zapatos, demolido por la oscuridad que lo ciega, se deja caer en el mismo banco público que lo acoge y lo mece, como una eterna madre protectora. Y allí medio dormido, con la cabeza recostada en ese regazo uterino, clava su único ojo en las estrellas, a través de esas partículas de polvo que sólo son visibles cuando la luz las delata y en ese esplendor múltiple de aquellos astros advierte que no está solo aún cuando la mirada lo lleva a algún lugar al que nunca viajó...donde jamás estuvo, pero ellas, todas...le devuelven la mirada con su resplandor incesante contándole todas las veces en las que ha jugado y ha perdido...el amanecer se retrasa, en su tranquilidad silenciosa, bajo la hoquedad celeste a modo de gran bóveda marmórea, sin campanario, ni iglesia, su corazón en derribo se sujeta tan sólo de las formas imaginarias que se distinguen en el cielo nocturno, uniendo mentalmente los puntos formados por un grupo de estrellas, que pintan sin pincel ni lienzo una melena roja, tan brillante como la propia constelación formada y allá arriba mirándolo fijamente, sin reparos, ni moral, ni tabues, ni prejuicios, ni sociedades, ni individuos... un hermoso ojo le dedica un gesto privado, al tiempo en el que por su lagrimal nebuloso, la emoción se diluye hacia la tierra en forma de aguacero, bañándolo por completo con su llanto circumpolar y allí en el suelo, abatido, derrotado, sin nombre, ni letras, ni números, con la impaciencia de un joven enamorado, el hombre del banco se consuela confirmándose que todos somos polvo de estrellas...

La noche ha sido larga, tan larga como la distancia que separa los astros...por el paseo central del parque, cercana a la fuente de los naranjos, la pelirroja que va de la mano del otro, aumenta el ritmo de sus pasos, para no llegar tarde a su trabajo. El hombre del banco la mira a lo lejos, recordando la noche de amor que han pasado juntos y con los labios entreabiertos y sin dejar de observarla le recita unos sonetos prestados...


"Esta es la raíz de la raíz,
el brote del brote,
el cielo del cielo
de un árbol llamado vida,
que crece más alto
de lo que el alma puede esperar
o la mente ocultar.
Es la maravilla que mantiene
a las estrellas separadas.
Llevo tu corazón.
Lo llevo en mi corazón".



El ajetreo matinal de los pájaros, lo saca de su dulce sueño, donde la luz y el sol, lo traen de vuelta a su propio destino, ...el hombre del banco cierra los ojos en un esfuerzo por intentar regresar a su estado anterior y con las puertas de su conciencia cerradas bajo llave, se consuela deseando que algún día todos sus sueños se hagan realidad...

...................................................................................................................................


12 comentarios:

{ Fiaris } at: 19/4/11 dijo...

Pones disfrutadlo y realmente es lo que he hecho luego de una jornada muy cansadora hoy esto ha sido ¡LUJO!!!abrazos bonita.

{ Valaf } at: 19/4/11 dijo...

Qué triste, muy triste. Quizá con la mirada perdida en un infinito que ya le ronda. Y en un infinito que busca, sin descanso.

Un beso

{ Arwen } at: 19/4/11 dijo...

Fiaris, el lujo es mio teniéndote por aquí disfrutando de esta constelación junto al hombre del banco... ;) besos.

{ Arwen } at: 19/4/11 dijo...

Valaf...un infinito que busca sin dencanso...sin tregua... y sin rendición posible...

Besos. :)

Emma at: 19/4/11 dijo...

Aún así, me cambiaría por él. Ya sabes.... Besos preciosa.

{ Arwen } at: 19/4/11 dijo...

Ja,ja Emma...él es un hombre libre...aún con sus complicaciones, sus constelaciones, sus utopias, sus sueños y sus batallas... :)

Besos gigantes y gracias por pasar!!!

{ Pilar } at: 19/4/11 dijo...

Siempre un placer volver a encontrar al hombre del banco, la profundidad de sus pensamientos y la belleza de las imágenes que proyecta en su mente, me produce una melancolía extremadamente dulce.

Gracias de nuevo

{ Arwen } at: 20/4/11 dijo...

Más placer es para mi Pilar, tenerte junto al hombre del banco descifrando sus emociones y sus pensamientos.

Un gran abrazo. :)

Arwen

{ Mar } at: 22/4/11 dijo...

¿Quien no ha tenido uno o mil sueños bonitos y cuando se despierta lo único que quiere es volver a dormirse y seguir con el sueño?

Muy bonito el episodio de hoy. Y comparto con el Hombre del banco que todos somos o llevamos polvo de estrellas dentro.


Bss y que descanses estas mini-vacaciones.

{ Arwen } at: 25/4/11 dijo...

Un gran abrazo de vuelta Mar y comparto contigo y con el Hombre del banco ese pensamiento de polvo estelar... ;)

Besos y espero que tú también hayas disfrutado de estos días de libertad condicional..

Arwen

{ Mar } at: 26/4/11 dijo...

Sip! :( Lo bueno siempre se acaba...

{ Arwen } at: 26/4/11 dijo...

;D por aquí nos queda esta semana cortita y la que viene que también tendrá sólo 4 días....biennnn...aunque luego y hasta el verano nada... :S

Publicar un comentario

 
Con la tecnología de Blogger.

LO + LEÍDO

OPINARON...

SEGUIDORES

© 2010 SÓLO UNA CALADA MÁS...
In Collaboration with Edde SandsPing