EL HOMBRE DEL BANCO: Fascinación.

martes, 29 de junio de 2010

Los rayos comenzaron a hacerse más persistentes, más atacantes, casi inhumanos, acalorando una fina piel traslúcida desde el invierno. Bajo una gorra que no conoce El hombre del Banco amanece rodeado de cuerpos semidesnudos, tendidos en la cálida arena de una playa bañada por aguas cristalinas, con miedo todavía desliza su mano por la visera y deja al descubierto su ojo derecho desde donde contempla un paisaje humanizador a la par que bullicioso donde unos críos juegan a levantar un enorme castillo de arena, que se esfuma bajo las olas a la enorme sacudida de una de ellas, y bajo la espuma el más pequeño llora su fatalidad y arroja sobre la jubilada del sombrero de flores que yace inerte sobre una pequeña duna, unas cuantas palas de arena con premeditación y alevosía y como recién salida del Jurásico, la señora del sombrero de flores le lanza un alarido tan brutal que el niño encierra su cabeza bajo el cubo de llenar agua y tras ello se vuelve a tender sobre la arena haciendo un surco mayor al que dejó antes de incorporarse para vocear. Medio metro después dos jovenes extienden kilómetros de crema solar por sus espaldas, dibujando nombres y palabras que no pueden ser pronunciadas. Todavía sin comprender que hace allí y como ha llegado, El hombre del banco gira la gorra hacia la parte izquierda de su rostro, destapando esta vez el globo zurdo y una sonrisa de oreja a oreja asoma a su cara cuando descubre aquel seno desnudo sentado junto a él, alineado perfectamente a tan sólo veinticinco centímetros de su mano, tanto es así que al primer movimiento de aquel sinuoso busto, su mano comienza a tomar vida propia, batiendo los dedos en un acorde rítmico desde el meñique al pulgar a modo de escalera como si golpeara suavemente un teclado invisible en un alzamiento que no puede controlar. La oquedad del regazo cercano lo llama a su refugio como a un animal recién parido, sediento y hambriento por lactar y sin pensarselo dos veces El hombre del banco se despoja de su gorra protectora, hace una reverencia doble a aquellos turgentes pechos y se agarra a ellos como al mástil de su propia vida imperándoles todo tipo de agasajos, homenajes y besos, sometiéndolos a su desasosiego hormonal. Pero antes de que la propietaria de aquella caja torácica pudiera balbucear palabra, su asombrado acompañante le propina al Hombre del Banco una somanta monumental a ritmo de pala empuñada por la mujer del sombrero de flores y queda completamente embadurnado por la arena de un pozal que no ha visto llegar.

Sin otro horizonte que aquellos senos prominentes, El hombre del banco se despide fugazmente de la multitud que lo acosa con destino a un recodo mejor y más hospitalario dentro de aquella playa, mientras piensa en lo ciega que está la gente y cada día más y en el favor que le hará al mundo, el día en el que consiga crear Oculoris.

11 comentarios:

{ essaldir } at: 29/6/10 dijo...

Oh que maravilla... éste hombre del banco... despierto entre pieles y pechos y eso tienta... vaya que tienta... Sigo con curiosidad las experiencias vitales de éste hombre... a ver que hace mañana o pasado.
Por hoy solidarizo con su causa.... y me sacudo la arena y me voy siguiendolo de cerca.

Besos

{ Arwen } at: 29/6/10 dijo...

Hola essaldir y este hombre del banco es todo un tipo...ja,ja,ja...ya lo irás conociendo. :D

Arwen

{ TR } at: 29/6/10 dijo...

Hola Arwen, es que no lo dejan tranquilo y esas mujeres que lo provocan. La tentación es muy grande como para tocar.
Sol caliente y caliente.....
Un beso.

{ Arwen } at: 29/6/10 dijo...

Pobrecito el hombre del banco ayyyyy cuanta maldad...ja,ja,ja...

Besos veraniegos ;P

Arwen

{ Mar } at: 29/6/10 dijo...

Tiene cada ocurrencia el Hombre del Banco, que te deja sin palabras. Lo de hoy ya es pa nota. Na, que me quito el sombrero, Arwen y me parto del risa con este impulsivo Hombre del Banco.


(Se me complicó el día y casi no llego)

Bss.

{ Arwen } at: 30/6/10 dijo...

Tranquila Mar, más vale tarde que nunca y ya se nota el verano en muchos blogs, mucha gente que se marcha de vacaciones, etc, etc. y en nivel blogueríl baja y es normal...ja,ja,ja...yo hasta Agosto nada de nada...pero también me tomaré unas merecidas vacaciones... ;P

Y sí...ja,ja,ja...la desfachatez de este "Hombre" va en aumento....Besotesssssssssssssssss

Arwen

{ MTeresa } at: 30/6/10 dijo...

Muy bueno,
pobrecito que con nadie se mete
y no lte dejan tranquilo
gozar con la vista.

{ Dav } at: 30/6/10 dijo...

Gran escritura amiga, haces que me introduzca e imagine ese gran mundo del Hombre del Banco, sentir lo que siente. Un buen descanso para la cabeza el leerte.
Saludos Arwen

{ Arwen } at: 30/6/10 dijo...

MTeresa, opino como tú, él va a su aire, vive su vida y bufff fíjate lo que le pasa... :D besos y gracias por pasar... ;D

Dav, gracias por esas palabras que has tenido conmigo y es un placer sumergirte en el mundo particular del Hombre del banco....un gran beso descongestionador. ;P

Arwen

{ Gabriela, clavo y canela } at: 1/7/10 dijo...

Hola Arwen! me da muchísimo conocerte. Tu blog me parece super entretenido, así que me tendrás muy seguido por aquí :)
besitos
Gaby

{ Arwen } at: 2/7/10 dijo...

Gracias Gaby por la visita a mi página y por tus comentarios. Me alegrará verte por aquí.

Un abrazo y el placer es mio.

Arwen

Publicar un comentario en la entrada

 
Con la tecnología de Blogger.

LO + LEÍDO

OPINARON...

SEGUIDORES

© 2010 SÓLO UNA CALADA MÁS...
In Collaboration with Edde SandsPing