SÓLO UNA CALADA MÁS: EL HIJO.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Lo meció en sus rodillas antes de perderlo para siempre, abrió de par en par las ventanas, se despidió del servicio y sentada en la mecedora se agarró firmemente a los barrotes, mientras vio partir bajo sus húmedos ojos el hijo que nunca existió.

11 comentarios:

{ Pilar } at: 22/11/11 dijo...

Duelen tus humedas palabras, lo que nunca se abrazó duele más que la ausencia del abrazo.

{ Fiaris } at: 22/11/11 dijo...

Me corrieron dos lágrimas.
abrazo

{ essaldir } at: 23/11/11 dijo...

Oh vaya... Una historia sin historia... como dices tanto en tan breve espacio de palabras.

{ Valaf } at: 23/11/11 dijo...

Jo, qué triste, Arwen!!

Un beso

{ Mar } at: 23/11/11 dijo...

No exisitió en la realidad, pero nada sabemos de su imaginación.

Bss.

{ Arwen } at: 25/11/11 dijo...

El dolor de la ausencia que nunca existió...muy acertado Pilar, un gran abrazo. ;)

{ Arwen } at: 25/11/11 dijo...

Fiaris, un gran beso amiga. Hasta pronto.

{ Arwen } at: 25/11/11 dijo...

Essaldir, el microrrelato me parece un gran género en su mínima forma pero en su gran capacidad de expresión, es un reto y una gozada, gracias por pasar a disfrutarlo.

Besos.

{ Arwen } at: 25/11/11 dijo...

Valaf, no te pongas triste :)

Bsss

{ Arwen } at: 25/11/11 dijo...

Ni de la nuestra Mar... ni de la nuestra...

Un gran beso ausente!!

{ Javier } at: 1/12/11 dijo...

Qué mal... me pone los pelos de punta.

Buen texto.

Publicar un comentario

 
Con la tecnología de Blogger.

LO + LEÍDO

OPINARON...

SEGUIDORES

© 2010 SÓLO UNA CALADA MÁS...
In Collaboration with Edde SandsPing