LA SONRISA BIPOLAR.

martes, 30 de noviembre de 2010
16 comentarios


Te veo caminar entre la oscuridad de tus pensamientos, haciendo equilibrios sobre la delgada línea que separa el bien del mal. Con la expresión segada en tu cara, como si a un travieso Miguel Angel se le hubiera olvidado dibujarte la boca y en su ausencia una máscara te devuelve una eterna sonrisa bipolar. Te veo custodiando el sótano donde reside tu alma, correteando entre los pasadizos del lugar donde almacenas la fórmula exacta que me hace reír o exasperar, donde jugando a ganar, descubres que también se pierde...tal vez si dejaras de aferrarte a la roca, como un molusco que imita inutilmente al erizo, soltaría los tirantes que te ajustan el antifaz y sobre la desnudez herida de tu rostro pintaría una sonrisa eterna...de esas que van bien con todo, elástica y voluble, con capacidad para albergar todos los tipos de risas, que te aleje por unos momentos de tu caos interior... antes de que te des cuenta de que te miro y te apresures a borrarla ... antes de volver a sellarte la máscara y desdencer para siempre a los calabozos de tus entrañas, donde sobre un espejo sin reflejo, ensayes eternamente..
.la sonrisa bipolar.
Más información »

(Cap. XIV) El hombre del banco: Algunos hombres buenos.

martes, 23 de noviembre de 2010
17 comentarios

Amanece despacio en el parque de la gran ciudad, el sol se cuela sin prisas entre los entresijos de las hierbas, para zarandear las pocas flores que ha dejado el otoño y hacerse paso entre el paisaje. Al fondo del pasaje principal, donde los olivos urbanos serpentean el camino, se puede divisar con claridad el mismo banco público de siempre, aquel que tantas veces acomoda y da hogar al hombre del banco. Rodeado por un escenario envidiable de Lirios y otras flores de invierno el aroma a lavanda y romero se hace evidente tras el frío nocturno y bajo el telón de una gruesa manta el hombre del banco permanece inmóvil sólo acompañado por su incesante respiración, hasta que puntual a su cita, como un reloj regalado por la naturaleza, los rayos del sol cubren su cara invitándolo a seguir vivo y a no perderse nada...


Presiente que hoy será un gran día, de esos que no se olvidan fácilmente, que marcan y que dejan huella interior, así que sin saber muy bien ni como se calza sus únicos mejores zapatos y persiguiendo sus propias huellas se deja llevar por el asfalto obedeciendo sólo a sus pasos. No ha caminado mucho cuando se topa de bruces con una Fiat Ducato, aparcada en la puerta de una sala de conciertos y cargada de instrumentos donde sus ocho pasajeros al verlo lo reciben entusiasmados y no dejan de elogiarlo por su puntualidad y por su acogimiento, ante tal situación el hombre del banco se abraza a todos ellos y se siente tan complacido que se decide a acompañar a aquellos desconocidos allá donde vayan. Uno tras otro comienza a subir y a bajar de la furgoneta cargando los pesados artefactos sonoros que van llevando cuidadosamente al interior de la sala y él que ya ha demostrado tantas veces ser un individuo solidario, asciende y desciende del vehículo con la sonrisa puesta y cargando con las guitarras, la batería, micros, cajas, cables, a una velocidad por la que es aplaudido por sus generosos compañeros de viaje. Ya en el interior del local un amable camarero le dispensa una cerveza tras otra insistiéndole mucho en que después del concierto habrá más para él y para sus compañeros del grupo, así que el hombre del banco se regocija entra tanto derroche y desinterés y se toma todas las copas que aquel altruista ser humano le va sirviendo. Aplacada su sed y calmados sus deseos se sumerge entre la multitud del público y disfruta del concierto mientras el resto del integrantes de la banda le hacen señas de ánimo desde el escenario y comentan entre sí lo amable que es el dueño de la sala, que no ha dejado de ayudarles con la descarga de instrumentos y con el montaje y además ahora corea sus canciones... el hombre del banco tan gentil como de costumbre les manda mil guiños desde su parche en el rostro, que levanta y tapa rápidamente en un palmear delicioso de su perfil izquierdo, hasta que de pronto, acierta a ver rodando por el suelo lo que le parece una esfera perfecta, tan impecable, tan brillante como un ojo humano y persiguiéndolo, sale de allí, camina por el paseo General Martinez Campos en dirección a Tribunal y poco antes de cruzar la carretera, la bola se detiene justo al pie de la estatua de un gran hombre, junto a ella, un banco público se le muestra complaciente y tras recoger la juguetona canica de la calzada se recuesta en él a contemplar a los viandantes nocturnos que toman la ciudad con sus pasos. Cercanos a él camina una expedición humana formada por cinco integrantes del público a los que reconoce al instante...con su porte refinado y haciendo uso de una reverencia saluda a las dos damas y saca la lengua a los tres varones, pero ellos parecen no verlo y continúan su trayecto perdiéndose entre los callejones que desembocan en la Gran Vía.


El frío de la noche y el alcohol cabalgando por sus venas le adormecen la conciencia en aquel plácido banco de la capital que sólo es avivada por el sonido del vehículo que frena a dos metros de él y por el que desciende aquel camarero tan cordial que además de servirle copas toda la noche le explica que ha sido una suerte enorme al encontrarlo de regreso al local, después de haber tenido que marchar a toda prisa en mitad del concierto pues así no tiene que volver para entregarles "lo acordado" y acto seguido le coloca en el interior del bolsillo de la americana un sobre repleto de billetes despidiéndose de él en su flamante Audi A7 y dándole las gracias, mientras cerrándose la capota del vehículo, desaparece engullido por la oscuridad.


...Hoy ha sido un gran día, de esos que no se olvidan fácilmente, que marcan y que dejan huella interior, el hombre del banco se descalza sus únicos mejores zapatos y se duerme plácidamente en el banco junto a la escultura...
Más información »

LIBRE

martes, 16 de noviembre de 2010
15 comentarios



Se sienta a la orilla de sus zapatos, allá donde el dolor no alcanza las puntas de sus pies, la lluvia hace brillar las sábanas de la arena, la estrujan entre conchas urbanas y los despojos de algas a la deriva, platean sobre la cresta espumosa de una cerveza recién vertida, amontona todas sus provisiones más urgentes, una cajetilla de tabaco, el encendedor, el móvil, mientras se consuela despedazando su propia conciencia, al tiempo que surge entre la multitud, abriéndose paso entre la selva de asfalto y camina, sin rumbo, sin destino, sin cesar y entonces levanta su hermosa cabeza y dirige su mirada hacia el cielo sin techo, ni estrellas, bajo unas nubes decoloradas por el clima y la intemperie
y estira sus brazos y ríe y por un momento...se siente libre.
Más información »

EQUIPAJE

martes, 9 de noviembre de 2010
12 comentarios



El tren prosiguió su camino, inmutable, tranquilo, sin sobresaltos, viendo a la gente subirse y bajarse de él como si nada. La maleta continuó en el andén, perenne, para siempre, llena de recuerdos y vacía de equipaje.
Más información »

NAUFRAGOS

martes, 2 de noviembre de 2010
19 comentarios

Mañana me despertaré fría y tranquila, empapada en sudor tras un naufragio nocturno y surcaré los recodos de mi memoria buscándote en cualquier parte, agarrándome al mástil que señala un cielo que no es mio, tal vez allí te encuentre, donde el silencio se confunde entre vocales, seguiré la dirección de la brújula, la proa continua en soledad, ni una huella, ni una marca de que un día fuiste...y yo sigo aquí sin eje y sin ancla tratando de no zozobrar entre mis pensamientos, arrancando las velas de mi conciencia para lanzarte por la borda entre la tormenta perfecta, enterrándote entre la espuma de las olas, tras un frío iceberg que me augura que el puerto queda lejos y que la madera se hunde...te miro bajo el agua, callado, pálido, sereno, te miro frente a mi en ese último instante que nos separa de la vida, silenciado por el mar, los ojos hablan, escucho las palabras finales, esas que nunca se dijeron, las impronunciables, caemos, seguimos cayendo, tan profundo como un día fuimos capaces de elevarnos, las manos se entrelazan, los labios sonríen delicadamente, como cuando no queda nada más, como si todo lo hubiéramos vivido y no hubiéramos tenido tiempo para comenzar lo que ahora termina y en ese diálogo mudo morimos, ahogándonos como lo hemos hecho en la distancia cada día...náufragos de un corazón a la deriva...la noche ha sido larga...mañana me despertaré fría y tranquila.
Más información »
 
Con la tecnología de Blogger.

LO + LEÍDO

OPINARON...

SEGUIDORES

© 2010 SÓLO UNA CALADA MÁS...
In Collaboration with Edde SandsPing