EL CAMINO

martes, 28 de septiembre de 2010
25 comentarios


Perdió el miedo a volar, extendió firme sus alas y en un atisbo de seguridad se desplegó y surcó los cielos, sobre la gran ciudad. Cerró los ojos, sintió el viento golpearle el plumaje y abrió el pico para dejars
e llevar, ahora que lo que de verdad le asustaba era la obligación de tener que elegir un camino, que sabía, que le llevaría a abandonar otros.
Más información »

(Cap. XII) EL HOMBRE DEL BANCO: EL BESO.

martes, 21 de septiembre de 2010
22 comentarios

Fuera en el jardín el otoño se ha colado en silencio, bajo un murmullo, casi sin hacer ruido, atendiendo sólo a los tonos anaranjados y al repiqueteo del agua en los bancos que pueblan sus rincones. Acomodado en uno de ellos, el hombre del banco juguetea con el parche de su ojo, que luce orgulloso y le hace levantar si cabe más su prominente y desairada barbilla. Observa con su único ojo al personal que deambula frente a él y adopta entonces un semblante interesante, elevando los labios como para besar, con los brazos en jarras, se relame la boca, mientras suelta una risotada al compás eufórico de un “ron, ron, ron, la botella de ron” que comienza a entonar desaforadamente...el personal a su paso lo mira con cara de pocos amigos, pero a él le da igual, le divierte, su nueva condición de pirata le parece extremadamente excitante y mientras se regocija en ella, se sitúa a tan sólo dos metros de él esa mujer que va de la mano de otro y que él tanto desea. Momento en el que el hombre del banco comienza a espetarle un guiño de su único ojo, pero se enfada al comprobar que al cierre de su párpado todo es negro y no atina a averiguar si ella le muestra sus favores...así que ofuscado en el intento opta por lanzarle minúsculos besos a la par que abre y cierra rápidamente el parche de su desaparecido ojo, como en un ritual de apareamiento insectívoro...cual es su sorpresa cuando como muestra de su devoción la doctora se dirige hacia él, se inclina, le sujeta la cabeza con firmeza y comienza a inspeccionarlo...
El hombre del banco se abandona a todas las suertes en sus cálidos brazos, deja caer su párpado, ciega su mirada y alarga sus labios para besarla, paralizándose al tiempo en el que otros labios lo reciben generosos y humedecen los suyos, se cuelan entre su lengua, lo saborean y se fusionan en el goce de sus encantos, mientras languidece de placer...lentamente vuelve a recuperar la compostura, respira hondo, agudiza los sentidos de la vista, enfoca la mirada, mientras comprueba que los cabellos rojizos se han tornado rubios y escasos, a veinte centímetros de su cara un hombre de mediana edad y complexión gruesa le acaricia los pómulos dedicándole todo tipo de agasajos...
Petrificado, impactado, omitiéndose entre la espesura del jardín, como un fantasma sin limbo, el hombre del banco siente pánico, enmudece, al tiempo que la joven doctora pronuncia las palabras:

-Le presento a su redentor, el señor marqués.

El hombre del banco, comienza a gritar y a correr como perseguido por el diablo y desparece entre el sendero que delimita el estanque.



Más información »

EL RICKSHAW SIN CONDUCTOR

martes, 14 de septiembre de 2010
17 comentarios



De los curiosos regalos que fui recibiendo en mi cumpleaños, hay uno que aún hoy no he podido utilizar...


Bajo la inmensa muralla china mis ojos se orientalizan y recorren palmo a palmo la piedra milenaria, el paisaje del mundo aparte se percibe tras las brumas, las montañas y los ríos. Tomaré el rickshaw en el Soho, donde a cualquier hora del día, hay seguro, un maremágnum de gente, de comida ambulante y de patos laqueados tras los escaparates de los hombres amarillos. Me abriré paso entre la multitud asiática, en busca de la pieza que necesito, entreteniéndome en el mercado flotante...tal vez detrás de los puestos de comida...en un punto tranquilo del atardecer de verano donde sólo habitan aves y deidades, tal vez allí bajo el imperio que resiste...

Continuo mi camino, desde Baotou hasta Harbin, cruzando la ciudad prohibida...tal vez aquí, miro a uno y a otro lado, por todas partes, cerámicas, jade, seda, debajo del pincel alguien susurra, no logro entender ni una sola palabra ni hablada, ni escrita...sigo buscando a ese caballo humano antes de que se prohíba y desaparezca para siempre, antes de que el sol deje de residir en un árbol. Tal vez sean más de 55 días en Pekín...


Agotada por la búsqueda, exhausta hasta el extremo, sedienta, hambrienta...me siento bajo la sombra del panteón de Tian, junto a mi carro chino sin conductor, a la espera de que él me encuentre a mi.


(dedicado a su reverendo inventor)

Arwen


Más información »

LA PRISIONERA

martes, 7 de septiembre de 2010
14 comentarios


LA PRISIONERA



Los rayos del sol ciegan una vez más su conciencia, pequeña, insignificante, distraída...volverá a abrirse tantas veces como sea capaz de cerrarse, se doblegará, perderá sus formas y ante la mirada atónita de su variado público, como un vulgar insecto revoloteará por última vez antes de permanecer para siempre en el interior de la red.


Más información »
 
Con la tecnología de Blogger.

LO + LEÍDO

OPINARON...

SEGUIDORES

© 2010 SÓLO UNA CALADA MÁS...
In Collaboration with Edde SandsPing