DE MI PUÑO Y TECLA: Mis Caladas literarias by Arwen.

lunes, 25 de enero de 2010
15 comentarios

De mi adicción y pasión por las teclas surgen estos relatos y microrrelatos de mi puño y tecla convertidos en unas caladas literarias, pinchar en el enlace para acceder a los títulos ya publicados.


Leer más »

La Tormenta

lunes, 18 de enero de 2010
0 comentarios

Cuando se despertó no recordaba nada de la noche anterior, salvo por ese sabor salino en toda su boca que lo hacía lamerse los labios como un perro y un desasosiego que lo recorría de arriba a abajo y le dejaba una sensación inequívoca de malestar, comprobó que la cama estaba revuelta, las sábanas empapadas de sudor y comprendió que no había dormido solo cuando vio sobre la almohada una nota que decía..."buenas noches mi amor, llámame algún día"...lo firmaba una tal Marta y junto a las letras, restos de carmín, olor a perfume y en la mesilla contigua las cenizas de una hoguera de vanidades lascivas sucumbidas en un par de vasos donde se vislumbraban los resquicios del whiskie anegado en hielo...

Fuera llovía con fuerza, sin piedad sobre los vehículos, el asfalto, la ciudad, en un lejano horizonte que alumbraba las montañas, el viento infernal giraba sobre si mismo, embravecido, demoliendo todo lo que encontraba a su paso. Sólo hacía media hora que ajeno a todo este temporal Adel yacía sobre su colchón, regocijándose y acompañándome en un viaje que algo sabe de pasados y de futuros y que puestos a elegir se enclava en el presente como una daga perniciosa, reflejo fiel de su fantasía, un párrafo sólo escrito por él mismo donde un paraíso abrupto se eleva de pronto ante sus ojos y el océano infinito le abre sus fauces de par en par engulliéndolo hasta saciarse de humanidad...llegados a este punto ya no existe más frontera que el agua salobre y las olas tranquilas se tornan coléricas y le golpean en medio de su inmensidad espumosa, estremecido por el terror, sabiendo que es el fin, que te ahogas en esa masa líquida omnipotente, en la que por más que lo intentas no alcanzas superficie y braceando exhausto el agotamiento se apodera de ti para llevarte a las profundidades sombrías, restos de tu memoria pasan velozmente ante tus ojos para mostrarte de que material estás hecho y en esa muerte asfixiadora descubres los inconvenientes de ser humano, incluso cuando yo soy un sueño, tu sueño, el abismo onírico de tu inconsciente, donde te es imposible tomar el control...y ahora, sólo puedes morir, es demasiado tarde para salvar vidas... y yo no puedo hacer nada por ayudarte porque sólo soy parte de ti, de tu subconsciente, el espejo impoluto de tus deseos y anhelos subterráneos...¡muramos juntos!...¡mátame si puedes! o sólo...si lo deseas...

- ¡Socorro!, ¡ayúdenme!, el grito histérico de Adel cortó la madrugada en mil pedazos, tantos segmentos como apuntaba su taquicardia, la sudoración de sus manos o las ganas de vomitar. Abrió los ojos con delirio, buscando respuestas mientras respiraba profundamente comenzando a relajar el pulso frenético y miró hacia la ventana... fuera llovía con fuerza, sin piedad sobre los vehículos, el asfalto, la ciudad, el lejano horizonte que alumbraba las montañas, el viento infernal giraba sobre si mismo, embravecido, demoliendo todo lo que encontraba a su paso...la cama estaba revuelta, las sábanas empapadas de sudor...y comprendió, que no había dormido solo...

Leer más »

La Cita

domingo, 17 de enero de 2010
0 comentarios

Sentir tu aliento voluptuoso, cercano, tu cálida espesura en mi boca, jugando con mi lengua, acariciándome el paladar, atravesando sus recónditas cavidades hasta que formas parte de mi... así es como empezamos cada martes nuestra cita invariable, nuestra continua historia de amor, un encuentro al que no faltamos jamás, ni tú, ni yo, simplemente porque no podemos. Tú con tu inseparable aroma, ese que te hace especial, ese que reconozco bien, el mismo que te consume y que te hace sofocar sólo para mi y yo con mi imaginación voraz, alimento de mi conciencia, apodo fiel de nuestros juegos generosos, presa de nuestros sueños más profundos, bebida de los que nos miran y se contagian... y lo mejor es que tenemos todavía tanto por crear, por compartir, por construir juntos, tú vagabundeando como siempre en mi cabeza, en tu revoloteo errabundo...y yo deseándote más y más, en cada aproximación a mis labios...

...Tu humo, mis letras, las teclas...

...déjame darte, ¡SÓLO UNA CALADA MÁS!....
Leer más »

Figuras de Papel

sábado, 16 de enero de 2010
0 comentarios


Déjame que te recuerde como ahora. Antes de que vuelvas a desperdigarte entre el laberinto de tu mente y me dejes esperando tu masiva respuesta como un nómada del desierto en busca de agua. Sólo si pudiera entender tu silencio, del que extrañamente sales de vez en cuando para expandir tus alas y dejarme más perdida todavía en esa encrucijada de emociones que te enmarañan.
Discernir en este punto la verdad de los engaños resulta una tarea ardua, bajo un sin fin de oscuridades que te envuelven y que te encierran en ese hermetismo del que sólo tu posees la llave.
Hoy hablé con el doctor, dice que te han elevado la dosis de Clozapina, que todavía no respondes bien, pero que el sueño te lleva y te relaja cuando te asaltan los delirios psicóticos. Ellos, los médicos, lo llaman esquizofrenia, pero tú dices que escuchas voces que te hablan, que ves a ciertas personas, que por alguna extraña razón tienes el don de percibir fenómenos que a los demás se nos escapan...
Cada noche te escribo una carta, unas letras que nunca te envío porque sé que no serías capaz de entender... y con ellas, hago bolas de papel , pajaritas, aviones, barcos...con los que he conseguido adornar la estantería completa que cuelga en la pared de nuestro dormitorio y hasta he logrado convertirme en una experta en papiroflexia. Así cada pliegue que da tu pesquis, la da también la mía, y mis ojos, y mis manos y toda yo...sólo si pudiera convencerte de que yo jamás intenté matarte, no podría hacerte ningún daño, jamás habría podido...pero ellos, esos que viven en tu conciencia, te persuaden, te instigan y ahí termina mi razón y comienza la tuya...
Estoy ultimando una nueva figura de octavilla que se parece a ti, porque tiene los rasgos de la cara afinados como tú, ésta la voy a colocar en un lugar privilegiado, justo en el centro de todas, sobre esa copa de cristal que nos regalaron, ¿te acuerdas?...esa donde te gustaba tomar tus whiskyes, la apoyaré sobre ella a modo de pedestal, para contemplarte y contarte todo lo que siento... y si es cierto que el amor, cuando no muere mata...tan sólo...

...Déjame que te recuerde como ahora...
Leer más »

LA HUIDA

0 comentarios
Arwen

- ¡Correr hijos, correr!...ni se os ocurra deteneros ahora. Subir por aquella cima, detrás de esos arbustos no os encontraran. Yo volveré enseguida, pero quedaros ahí y ¡no os mováis del sitio!.

La mañana se anunciaba fría, bajo un sol chispeante, recién parido, que derretía lentamente el rocío de la noche y que la acompañaba con su presencia delatora en su acalorada fuga.
Quiso poder ser invisible, desaparecer con los suyos, del escenario que sobradamente conocía, zarpeando en la huida la tierra húmeda que iba sembrando de huellas a su paso. Siempre había temido ese momento y deseó más que nunca tener alas, volar, ahora sí que las necesitaba. Sentía las ramas moverse tras ella, el murmullo de los hombres, una respiración jadeante que podía percibir cerca. Una absurda fatalidad, una cierta premura, una distancia mal medida o un paso mal dado eran suficientes para situarla justo en frente de sus perseguidores...cerró los ojos, olio el romero que se extendía a su alrededor y continuó corriendo por senderos estrechos, flagelada por el monte bajo que la invadía como una retahíla de cuchillas afiladas, mientras dudaba el sendero a elegir, como un ciego caminando al borde de un precipicio, escogió por fin el trayecto de la derecha, con sus recodos, sus subidas y descensos que pronto la llevaron junto a un arroyo, se replegó en el centro del espeso pinar que lo rodeaba, conteniendo la frenética respiración, intentando encerrar su propio aliento, pero la claridad del día descubrió sus movimientos. Llegados a este punto, aceptó con rigor su destino y arropó su oscura piel contra sí misma con la disciplina de una madre sumisa. Apretó sus ojos desorbitados, evocó cada pisada, cada lágrima contenida, cada sonido y se desvaneció para siempre cuando las balas atravesaron su pecho.

.............................................................................................

Llevaba tiempo deseando acudir a aquél fantástico restaurante...le habían hablado muy bien de él, de sus exquisiteces, del ambiente selecto y refinado que acompañaba a los suculentos platos. De la serenidad que se respiraba y ahora tendría la ocasión de degustar todos aquellos manjares...

- ¿Qué tomaran los señores?...si me lo permiten déjenme aconsejarles el Ragout de ciervo, toda una cultura del buen comer para los paladares más exquisitos.

- Sí por favor, tomaremos ciervo.
Leer más »

TEMPUS FUGIT

viernes, 15 de enero de 2010
0 comentarios

TEMPUS FUGIT

A esas horas y ya con la húmeda niebla de su memoria avanzando por momentos, recordó como era una gota de agua fría cayendo en una sartén de agua hirviendo. Podía sentir a través de los ventanales del estudio, la fría oscuridad de la intemperie traspasasrlo como si fuera agua, incapaz de incorporar su rostro paralizado, absorto en la lectura. Intentando no tropezar con las piedras y con los restos del muro franqueado de su conciencia.
Admiró por enésima vez el tejido imaginario que anidaba en el monitor. Haciendo un gran esfuerzo por descifrar en que momento del camino ellos dos se habían quedado atrapados en su propia telaraña, en aquella dimensión atemporal que había extendido sus propias apéndices, creando verdaderas estructuras arquitectónicas bajo la hiladera de seda invisible que se extendía a través de sus sensoriales patas.
La suave brisa del exterior se topó de nuevo con su piel, ahora ya, mucho más relajada, más tranquila, inmersa en un cálido rincón de su mundo inconmensurable e inperecedero, recorrió palmo a palmo cada pedazo de su espesura, embriagándose por una hilaridad insondable en la catedral de sus posesiones en red, en su ventana particular a sus realidades, únicas, eternas, constantes...y la felicidad en forma de sonrisa se asomó a sus labios y a sus ojos, todavía atentos a la pantalla.

...Lejos de allí..."el tiempo vuela, como las nubes, como las naves, como las sombras"...cual Tempus Fugit...

...Pero a él ya le daba igual...
Leer más »

LA ENTREGA

jueves, 14 de enero de 2010
3 comentarios

Se permitió disfrutar unos momentos más bajo su cuerpo. Los retazos de la dulzura de su torso y las extremidades en movimiento, que no estaban en contacto directo con la otra dermis, pero que le erizaban la piel. Con poco esfuerzo logró recuperar la respiración, cerró los ojos, se envolvió en su calor y huyó del gélido tic-tac rojo que acompasaba sus alientos. Con las cabezas levantadas, los ojos entornados, las barbillas enfurecidas y un perfil impúdico completamente estremecido.
El vapor había cubierto por completo la superficie del espejo con una película de condensación tan espesa que apenas emitía ya sus reflejos. Gemidos, gotas de sudor, susurros, jadeos, el peso incesable del otro cuerpo...soñó alejada del lecho febril, entre la excitación, el estremecimiento de la carne, los abrazos, los besos rechazados...

La histérica alarma del despertador concluyó otra noche lasciva y desesperada...

-¡Buenas noches mi amor!, te dejo el dinero en la mesita.

Entonces ella, cual cuervo de Poe susurra: "Nunca más"...

...Y acto seguido, extiende sus grandes alas negras y echa a volar...
Leer más »

SILERE

miércoles, 13 de enero de 2010
0 comentarios

SILERE

En las entrañas más aburguesadas de la ciudad, bajo un cielo de estrellas de neón que cubren el techo del auditórium, un hombre se pone de pie, se estira cuan largo es, atraviesa el gran salón a zancadas, con paso teatral, el brazo levantado y literalmente aclama a su público, pidiendo a gritos un gran aplauso, entre las enérgicas olas del clamor sonoro. Lleno de emoción, estira aún más el brazo con gesto imperioso y se deja caer sobre al asiento del piano dedicando a la multitud un esbozo nocturno en la bemol, con los dedos plagados de escalofríos que impactan directamente sobre el teclado para dedicar al público el que será...
...el Vals del último adiós, de Chopin.

Él no era un hombre corriente, no al menos como los otros, él era un sobresaliente pianista. Teatros, coliseos, auditorios, no había un rincón melódico en el mundo que no lo hubiera glorificado. Sabía, como ningún otro, arrebatar al instrumento notas de Chopin, Bach, Liszt, que embaucaban rápidamente a la multitud y que lograban siempre la gran ovación.

Con su eterno ritual, sube actoralmente las escalinatas que lo situan justo en el centro del escenario, saluda solemnemente al público que abarrotaba la sala , ataviado con su inseparable negro e impoluto chaqué, se sienta majestuoso frente al piano de cola, cierra los párpados, apoya los pies en los pedales, extiende con suavidad sus largas manos y comienza a extraerle al piano notas de Chopin que hipnotizan rápidamente a la masa humana. Entreabre los ojos minuciosamente, repasando cada rincón del gran salón...un suspiro, medio suspiro...un cuarto de él... y frenetiza el pulso sobre el teclado, lo que hace palpitar aún más a la entusiasmada concurrencia, deseosa por aplaudir al octogenario. Y el delirio, no se hace esperar, tan pronto como el virtuoso termina el concierto, la muchedumbre al completo se pone en pie para aplaudirle acaloradamente, mientras que él entre inclinaciones y saludos situa su anciano y alargado cuerpo delante de todos y por primera vez en su larga vida dirige a los espectadores su propia voz:

-Amáis a Chopin, y él nos dijo: “Dejad que sea lo que debo ser, nada más que un compositor de piano, porque esto es lo único que sé hacer”. Yo llevo toda mi vida escuchando a la música y ahora que mis días se acortan quiero dedicarla a escuchar el silencio..."dejadme ser nada más que un compositor de la música, por que eso es lo único que yo también sé hacer"

Solemne y ceremonioso, con la mirada perdida en la pausa, callado y en el más absoluto de los silencios se despide reverencialmente de su público mientras sus longevas palabras, añaden la nota final al que sería SU ÚLTIMO VALS .
(SILERE).
Leer más »

El beso de la muerte.

martes, 12 de enero de 2010
0 comentarios

-Viajeros con destino a Roma embarquen por la puerta seis- musitó la voz monótona de una mujer.

Cuando la aeronave despegó de la pista, cerró los ojos y apoyó su cabeza sobre la ventanilla, donde no tardó en caer dormido. Las formas se repetían en su cabeza, con piezas de colores en blanco y negro, simulando un mosaico que a veces encajaba y a veces confundía, sobre el tablero de cuadros desgastados.

APERTURA ESPAÑOLA (peón blanco... 1.e4 e5 2.Cf3 Cc6 3.Ab5)
Tenía que convencerse hasta el punto en el que se reinventaba y veía que no era una mala persona, que no quería haber abandonado a nadie aquella mañana. En ese enclave tenía que explicarse por que huía, por que rompía con todo y abandonaba todas sus posesiones materiales y sus lazos familiares. Todo lo que quería era encontrarse en algún momento del camino, mientras las suelas de sus zapatos iban desgastándose a una velocidad que ya no podía controlar.

ATAQUE A LA DESCUBIERTA: (La mejor defensa es siempre un buen ataque...)
Allí lo vio claro, tanto como la angustia de saber que escapaba de algo, o mejor dicho de alguien. Él, el ilustre y afamado doctor en psiquiatría, licenciado por la Universidad de Massachusetts, aclamado entre sus coetáneos como un Dios de la medicina moderna, reconocido internacionalmente, había sucumbido su inconsciente a la única mujer que lo había desarmado, empirizado y en última instancia contagiado en su locura transitoria. Como castigo al pasar de los días, de los meses, de los años, en los que la escuchaba con hambre atroz sus fantasías y palabras, hasta sumergirse en la falsa realidad de ella, ahora internada en una institución mental, por consejo de sus camaradas.

EL BESO DE LA MUERTE: JAQUE MATE.
Una voz masculina lo despertó de su ensoñación, discernir la fantasía de la realidad, llegados a este punto, era tarea ardua y simplemente escogió el camino de su yo más profundo.

-Sr. Presidente -dijo en tono solemne el consejero personal del hombre más poderoso del planeta-, ¿nos acompaña?, por favor.

-¿Os envía a por mi?...¡quiere que vaya a verla!, ¿verdad? - respondió alentado el fugitivo.

-Señor, venga conmigo, no tenga miedo. Ella le espera...

Por momentos, el prófugo volvió a la realidad, recordó las horas de consulta, las conversaciones, el roce de una piel que jamás abrazaría, los besos imaginados, las caricias...la única posesión en su vida que no había sido capaz de conseguir... la misma voz lo trajo de vuelta a la realidad, una en la que ni él fue nunca médico, ni existió jamás ninguna paciente.

- Pónganle la camisa de fuerza- dijo el consejero dirigiéndose a los sanitarios.

- Es por su bien señor Presidente. Colabore por favor.

Mientas se lo llevan, cual loco delirante, los dos hombres que lo agarran murmuran entre sí - ¿qué lleva al hombre más poderoso de la tierra a perder el juicio?...

El hombre más poderoso del planeta, se gira hacia ellos, sonríe y dice:

Dama blanca a rey negro!, el beso de la muerte: ¡ Jaque Mate!...¡ es Jaque Mate!....

Leer más »

La Carta

lunes, 11 de enero de 2010
0 comentarios

Llegado a este punto, sólo encuentro un destino: El suicidio.

Perecer para siempre, desaparecer de la vida de todos...¿acaso alguien me necesita?...
No. ¡Yo creo que no!...no recuerdo un sólo abrazo, un te quiero, un me importas y yo, yo sólo deseando amar y amar y lo peor de todo es que uno tiene sus necesidades afectivas, pero, ¿a quién le importa todo esto?...¿a ti?...¡no!. Sólo me utilizáis, me etiquetáis, me avasalláis, me odiáis y ahora además me acusáis de asesino, por si no tuviera ya bastante...

¡Estoy harto!..pero meditándolo mejor, cambio de opinión y me quedo...y ¡ya podéis estar preparados porque!...

...¡voy a ser devastador, demoledor, atroz!...
...no perdonaré ni uno solo de vuestros ruinosos actos...
... de vuestro rechazo...

... de vuestro desamor...
Porque hay amores que matan.

Vuestro por siempre:

El Virus H1N1
Leer más »

EL HOMBRE DEL BANCO by Arwen.

domingo, 10 de enero de 2010
2 comentarios
Leer más »

Paisaje Subcutáneo

0 comentarios

La gran ciudad la había traicionado, con sus luces, sus sombras, sus titánicos edificios, el peso de la gran marea humana y una euforia provocada que escondía cientos de realidades homólogas. Lejos quedaban pues las grandes montañas, los lagos, las cascadas...su pasado...por un momento miró hacia el suelo, por debajo de las huellas que dejaban sus zapatos, alcanzó a contemplar su nueva vida y una gran boca de hormigón abrió su garganta de par en par para engullirla a ella y a otros...el pasillo les lleva al parking, carteles que anuncian locales, donde la ignominia puede leerse en miles de miradas, ya de por sí amarillas como plátanos, quicios de recintos orientados al norte, donde los fideos de arroz, se acercan a las ventanas, contrafuertes exteriores utilizables aunque caiga lluvia y el ruido de los motores que comunican con una civilización más cercana. Cocktail de emociones para una ciudad intrépida, donde el destino del humo alza el vuelo al rodar frenético de los transeúntes.

El viejo mundo se desploma, se cae, salpicado por rostros de todos los matices. Liu Fen, sale de su pequeño habitáculo, carta en mano, dedicándoles su sonrisa paciente y sus suculentos platos, frente a un insomnio de identidades que aguarda expectante su delicioso espectáculo.

Plaza de España, Madrid
, parking subterráneo para algunos, submundos para otros, la búsqueda del dorado...
Por encima del asfalto decenas de inmigrantes, que no son, ni tigres de cartón, ni gatos sin cascabel...tallarines con verduras, arroz con ternera, fideos chinos...

(Por que tal vez todos seamos guerreros de papel hechos de un barro, que no está bien cocido todavía...)

Retrato de un paisaje subcutáneo.

Leer más »

LA MUDA

sábado, 9 de enero de 2010
0 comentarios


Es horroroso haber nacido muda -pensó-, carecer de voz. Ni un sonido, ni un rumor, ni un eco que poder emitir. Jamás poseería el privilegio de entonar una melodía. Y lo peor de todo es que ella amaba la música, la sentía, la vivía...podía escucharla, pero claro, no podía transmitirla. Siempre callada, sentía profunda admiración por el resto de sus veintiocho compañeras de oficio. Tan ágiles, tan potentes, tan sonoras... y ella en su delirio mudo sólo mera colaboradora de las otras. Jamás faltó a su cita con ellas...delante de unas, en medio de las otras, sabía perfectamente que su función era importante pero también que jamás tendría ni una sola oportunidad en nuestro país. Le habían hablado de otros lugares, de ciudades donde cumplir su sueño.

En un arrebato de fuerza y determinación, con la pujanza colosal que mueve el mundo y con el deseo implacable de cumplir por fin su empeño, renuncia a todo lo que posee...

...y la que fuera una sigilosa letra H...


... se establece para siempre en Londres, donde insólitamente recupera la voz...
Leer más »

Consuelo

viernes, 8 de enero de 2010
2 comentarios

Se sentó, como cada día, a la orilla de aquel tablero adornado en plena sala. A olisquearla en secreto, con la fiera vocación con la que llevaba haciéndolo más de una década. La miraba estremecido, ansioso por tomarla, por sentirla, trepidando por que rápidamente se fusionara con él, imaginándola recorrer palmo a palmo las inconmensurables ramificaciones venosas de su cuerpo, tembloroso, deseándola, ensimismado en el placer que le aguardaba, sólo con acercar sus labios a ella y abrir de par en par su boca para albergarla. Un ritual perenne que había repetido cada día de su vida.



El padre Cutié, acercó la lengua a la placentera copa de vino, que lo tentaba desde su depósito, tragando el néctar impaciente, sintiendo el delirio en él, al tiempo que desnudaba su hombro virtuoso, dejando caer la oscura sotana, mientras acariciaba voluptuosamente el tatuaje que decía:



...“Dios, es sólo una palabra para explicar el mundo”...

Leer más »

Tócala de nuevo Sam

jueves, 7 de enero de 2010
0 comentarios

-¡Alto o disparo!. ¡Ni se os ocurra acercaros a ella!.

Fue lo último que se escuchó antes de desatarse el caos.

El francotirador se encontraba oculto al amparo de un pequeño altillo del chino subterráneo. Un pelotón humano se abalanzaba sobre si mismo en una huida histérica que cerró por completo la salida del parking, cuerpos sobre cuerpos, zapatos olvidados, carteras, gafas…todo corría como recién escapado de un naufragio enloquecedor y subversivo, mientras ella continuaba impasible a todo viento y marea, como si la cosa fuera con otros, como parte de un paisaje onírico. Tampoco levantó la voz, se había acostumbrado desde siempre a no tenerla y sólo escribió, con su acostumbrada grafía Times New Roman: 23:15h., parking Pza. de España, Madrid.

Sam saca del bolsillo de su uniforme de vigilante de seguridad, su inseparable armónica y derrotado, deja caer el arma, se acerca el instrumento a los labios para soplar lánguidamente, al tiempo que cierra los ojos y vientos de jazz heredados del viejo Armstrong hacen sonar “As time Goes By”…mientras las sirenas policiales le añaden la nota rhythm and blues a la melodía…

En el momento de esposarlo, la máquina expendedora de tickets de parking, derrama chorros de tinta en un llanto descomunal que tiñe su guarida imperecederamente, e imprime por primera vez en su vida, una frase con conciencia propia:

“Siempre nos quedará Madrid”.

El Ayuntamiento de Madrid en colaboración con distintos escultores de todos los países, ha puesto en marcha un plan para la construcción de un monumento que será erigido a la entrada del parking subterráneo de la Plaza de España, de Madrid, como homenaje al vigilante y la máquina, en una historia de amor que ha conmocionado al mundo entero.

Leer más »

Apaleadas

miércoles, 6 de enero de 2010
0 comentarios

El asesinato se había perpetrado en forma de ritual, encontraron los cadáveres mutilados sobre el hielo, entre un gran charco de sangre, de desorden, de agonía, de olor a desastre...había sido una matanza desmedida, consumada en su conjunto con un desequilibrio sádico dentro de un escenario enloquecedor y apocalíptico, donde lo real y lo fantástico se entremezclaban para dejar de ser lúcidos. Con la carga de lo excesivo, del sufrimiento, de la crueldad y del pecado de alguien que no había tomado partida hasta mancharse las manos. Más allá de las penas personales, con la velocidad histérica del instinto, descargaron su irá descomunal,
a golpes, sobre unos cuerpos lactantes, despellejados vivos, que yacían sin latido.

Junto a los restos de la fatal encarnizada, un cartel anunciaba: "Reserva federal".


Leer más »

Tijeras en la memoria.

martes, 5 de enero de 2010
0 comentarios

El tren sonó frenéticamente, como un estallido brutal de su conciencia descosida, la lluvia golpeaba el andén y hacía sumergir las vías en un mar de emociones. Todo en una batalla furtiva por acaparar sus posesiones en la memoria, sus formas inconstantes, su experiencia..., pero a estas alturas a ella ya le daba igual y la niñez pasó fugazmente frente a ella, retazos incompletos de alborotos y juegos infantiles, sus padres, sus hermanos, sus hijos. Al tiempo de llegar a la siguiente estación, con la aceleración intrépida que marca una respiración atroz de trece veces por segundo y supurando lagos de estupor y de franqueza, toma su próxima dosis de exelón, apenas lo saborea...pronto dejará de caminar, olvidará también como hacerlo, se perderá entre los recuerdos de su mente y poco a poco omitirá para siempre quien ha sido, hasta descubrir que no hay nada tan importante como para que no podamos olvidarlo. ..Y tú, ¿todavía recuerdas quién eres?...

- Alzheimer.
Leer más »

INHUMANO.

lunes, 4 de enero de 2010
0 comentarios


La noticia me asaltó a través de los medios de comunicación, era una mañana cualquiera, todas las cadenas andaban escanzalizadas y conmovidas por la magnitud y la ferocidad de los hechos. La radio lo explicaba como si de un acto terrorista se tratara, más allá de los agravios cometidos, con un desequilibrio bárbaro y enfermizo en la terrible velocidad del instinto, donde lo real y lo fantástico se entremezclan para dejar de ser lúcidos. Con la carga de lo excesivo y el peso del pecado que provoca nuevos actos hasta la fecha desconocidos. En todos los titulares, la palabra: PAZ.
Leer más »

EL HOMBRE DEL BANCO.

sábado, 2 de enero de 2010
2 comentarios

Mira hacia su interior, pero esta vez no encuentra nada, salvo los despojos de un cuerpo que ha decidido eximirse y perdonarse para siempre, acompañando a estos resquicios de humanidad un ojo con tintes violáceos lo trae de vuelta al presente haciéndole destacar en la mirada, unas venas rosadas y abultadas, a juego con los morados más in de la temporada invernal, fruto y víctimas del último puñetazo recibido, en su particular cruzada por alcanzar el amor. Pero el hombre del banco no se da por vencido y recordando que son las rebajas de enero, se lanza a buscar el verdadero amor, y así, ensimismado en sus pensamientos, se para frente a la cristalera impoluta de una destacada pastelería de la ciudad, que le devuelve renovada su propia imagen y en ella se detiene contemplando minuciosamente su centinela-ojo batallado frente al reflejo que le ofrece la vidriera, a través de ella se filtra la visión de unos deliciosos pasteles, pero absorto en su herida el hombre del banco no los percibe. Mientras pasa suavemente su dedo índice por el globo dañado, repasando el lagrimal, para continuar por las pestañas inferiores y bajando lentamente la mano por la mejilla, serpentea el tabique nasal y logra alcanzar sus labios carnosos y voluptuosos, ante la mirada atenta de la dependienta que no le quita el ojo de encima. De pronto descubre aquellos manjares que su conciencia castigada no le habían permitido ver hasta ahora y abriendo de par en par la boca, comienza a lamer intensamente, de arriba a abajo y de izquierda a derecha el ventanal en sentido circular, arrastrando lentamente su lengua cuan larga es por la inmaculada transparencia...la dependienta al darse cuenta de esto, comienza a lanzar gritos de socorro y de auxilio al tiempo que marcando rápidamente las teclas de su móvil denuncia que se trata de un depravado sexual...no tardan en escucharse las sirenas policiales y el hombre del banco presa de un terror que no alcanza a concebir porqué lo sucumbe, corre velozmente a pasos agigantados como alma a la que persigue el diablo, dispersándose por entre la espesura del parque más cercano...
Leer más »
viernes, 1 de enero de 2010





Escritora vocacional a ratos, amante de las teclas, psicópata de textos y versos arrítmicos, devoradora del arte en todas sus extensiones. Amiga de mis amigos y amante de la libertad.
(Arwen)
Leer más »

SEMILLAS DE LA INDOLENCIA.

3 comentarios

Semillas de la Indolencia

Sentado en el mismo banco público, como cada mañana, la somnolencia empapa por completo los párpados de su conciencia y la inercia de la desidia se apodera de él un día más, cansado de ver a los patos naufragar en los estanques y de observar a las aves surcar los cielos en sus delirios de grandeza como jamás él lo haría, por más que lo deseara, la desgana le sorbe el seso en una breve distracción de su conducta y recostado a la orilla de su propia existencia, se contempla en el reflejo de unos charcos deshabitados donde ya no nadan los peces de una ciudad que abandonaron la urbe siguiendo el curso oceánico de las tuberías.
Las cañerías clandestinas van dibujando el verdadero sistema circulatorio de la metrópolis, formando extensos vasos sanguíneos, donde venas y arterias confluyen transportando todo tipo de desechos hasta el epicentro mismo del suburbio, a las cloacas de un corazón que late tan deprisa como la vida de sus agitados transeúntes y en este viaje al centro de la tierra, sin submarinos, ni Julio Verne, en este concurrir estrépito, algunos van tomando partida en su propia realidad hasta ser conscientes de su complejidad y oxigenados por la alegría, la ilusión o la esperanza, son devueltos depurados, cargados de optimismo, y los puedes ver correr velozmente por las esquinas, canturrear, rugir palpitantes, sonriendo, besando todo lo que pueda ser besado.
Cerca de allí otro sistema linfático, conduce la idolatría, la envidia o el rencor y los expulsa desterrándolos sin piedad, son aquellos que caminan con los ojos marchitos, la mirada perdida y el no pensar peligro mortal puede leerse en miles de retinas. Junto a ellos el olor a humanidad se torna irrespirable y llegados a este punto sólo restan las semillas de la indolencia...

El hombre del banco se levanta rápidamente, vuelve a observarse en el pequeño barrizal y sin más se descalza los pies para súbitamente comenzar a saltar una y otra vez sobre el charco, haciendo resonar los ecos del agua, girando sobre si mismo, salpicando y bailando y riendo a carcajadas ante la mirada atónita de una pareja que camina frente a él...y en ese atisbo de hilaridad, abraza a la mujer que va de la mano del otro y la besa rabiosamente.... el resto de la historia, forma parte del expediente policial...
Leer más »
 
Con la tecnología de Blogger.

LO + LEÍDO

OPINARON...

SEGUIDORES

© 2010 SÓLO UNA CALADA MÁS...
In Collaboration with Edde SandsPing